QUITO (AP) — Una de las cabecillas del grupo Sendero Luminoso, Martha Huatay, salió el lunes de prisión en Perú tras cumplir una pena de 25 años acusada de delitos de terrorismo.

La dirigente de 74 años, también identificada como “camarada Rosa”, fue parte del buró político de ese grupo extremista de izquierda, así como jefa del llamado comité de Socorro Popular, uno de los brazos de esa organización.

Huatay salió del recinto penitenciario Ancón II, en el norte de Lima, a bordo de un automóvil cubierta con una bufanda morada y lentes de sol. En la parte de atrás del vehículo iba una silla de ruedas. No dio declaraciones.

Fue apresada en octubre de 1992 y acusada de delitos como planificación, supervisión, ejecución y evaluación de acciones terroristas de ese grupo, considerado uno de los más sanguinarios de la historia de Perú.

La exdirigente recuperará sus derechos ciudadanos y no tiene impedimento legal para ejercer su profesión de abogada, aunque no ha pagado una indemnización de 1.140 millones de dólares que impuso la justicia peruana a 12 dirigentes senderistas. Las autoridades han señalado que se le incautó una oficina y que el resto se tratará de recuperar cuando ella salga.

Entre 1980 y 1999 Sendero Luminoso ejecutó la mayor parte de sus acciones terroristas bajo el liderazgo de Abimael Guzmán, detenido desde septiembre de 1992.

El Informe Final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, presentado al Estado peruano, señala que esa agrupación fue responsable de la desaparición y muerte de unas 35.673 personas.

Las autoridades aún enfrentan a algunos activistas de Sendero Luminoso en el Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro, donde algunas actividades van dirigidas contra efectivos de las fuerzas armadas, la policía y la población civil.

-----------

Contribuyó con este despacho el periodista de AP en Lima, Mauricio Muñoz.