HARTFORD, Connecticut, EE.UU. (AP) — Una fuerte tormenta azotó el lunes el noreste de Estados Unidos, donde dejó sin electricidad a casi 1,5 millones de casas y empresas, y obligó al cierre de cientos de escuelas.

Los árboles derribados por las rachas de vientos huracanados y las intensas lluvias tiraron cables de electricidad en toda la región, y algunas compañías advirtieron a sus clientes que podrían continuar sin energía varios días.

Los árboles también cayeron sobre casas y vehículos sin que se informara de lesionados graves.

Nueva Inglaterra resintió el mayor peso de la tormenta con ventarrones que alcanzaron 80 kph (50 mph) en diversos puntos. Una ráfaga de 209 kph (130 mph) se registró en el Observatorio del Monte Washington, en Nueva Hampshire, así como vientos de casi 134 kph (82 mph) en Mashpee, en Cape Cod, Massachusetts.

La tormenta dejó a 450.000 habitantes de Nueva Hampshire sin electricidad en su momento de mayor intensidad y generó ráfagas de 125 kph (78 mph), dijeron autoridades de emergencias.

Maine también fue afectado con severidad: 492.000 viviendas y negocios se quedaron sin energía. El Aeropuerto Internacional de Portland registró ráfagas de viento de 111 kph (69 mph), y el servicio Downeaster de Amtrak canceló su recorrido matutino debido a la caída de árboles sobre las vías.

El gobernador de Maine, Paul LePage, proclamó una medida de emergencia que autoriza a conductores de vehículos de reparación de tendidos eléctricos trabajar más horas de lo que permite la ley federal a fin de agilizar la restauración del servicio.