BAGDAD (AP) — El primer ministro iraquí Haider al-Abadi izó la bandera nacional en un cruce fronterizo con Siria el domingo, días después de que las fuerzas iraquíes se la arrebataron al grupo Estado Islámico, anunció la televisión estatal.

Al-Iraqiya TV informó que al-Abadi visitó la ciudad de Qaim y el cruce fronterizo de Husaybah, en el oeste de Irak. Ambos sitios yacen en lo que alguna vez fue una importante ruta de suministro utilizada por el Estado Islámico cuando el grupo controlaba grandes áreas en Siria e Irak.

Fuerzas iraquíes respaldadas por la coalición liderada por Estados Unidos expulsaron al Estado Islámico de Qaim y las áreas circundantes la semana pasada.

Se espera que los militantes realicen ahora más ataques de estilo insurgente ahora que ya no tienen un territorio significativo.

Por otra parte, dos atacantes suicidas a pie se inmolaron cerca de una mezquita chií en la ciudad norteña de Kirkuk, matando a un civil e hiriendo a 16, dijo el portavoz del Ministerio del Interior, Saad Maan. Ningún grupo se responsabilizó de inmediato por el ataque, pero tenía las características de los del Estado Islámico, que anteriormente se atribuyó la responsabilidad de tales ataques.

Kirkuk, una ciudad con etnias mixtas, es la más disputada del país reclamada por árabes, turcomanos y kurdos. El atentado es el primero desde que las fuerzas de seguridad iraquíes se la arrebataron a tropas de la región kurda el mes pasado a raíz de un controvertido voto de independencia.