COLUMBIA, Mississippi, EE.UU. (AP) — Las compañías eléctricas lograron restaurar el servicio eléctrico a miles de usuarios en Mississippi, un día después que una poderosa tormenta barrió el sureste de Estados Unidos con un saldo de por lo menos cuatro fallecidos.

Unas 6.000 personas afectadas por el apagón recuperaron la energía eléctrica, dijo el gobernador Phil Bryant en conferencia de prensa en Columbia, unos 120 kilómetros (80 millas) al sureste de Jackson, la capital estatal.

La compañía Mississippi Power dijo a The Associated Press que unos 300 de sus clientes estaban sin electricidad a mediodía el miércoles, pero la mayoría tendría electricidad para el final del día.

Tras recorrer por aire y tierra la zona afectada, Bryant dijo en conferencia de prensa que funcionarios estatales de manejo de desastres creen que la destrucción fue causada por un tornado, aunque el Servicio Meteorológico Nacional en Jackson aún no lo ha confirmado.

Los socorristas seguían evaluando los daños en Columbia, que se encuentra en el condado Marion, y en el condado de Jones al noreste. Cuatro personas murieron en esos condados, tres en casas rodantes y una en una oficina.

Unos 40 negocios y 30 viviendas sufrieron daños en Columbia, dijo Bryant, y entre 10 y 15 edificios en el condado Jones, una zona rural.

El alcalde de Columbia, Robert Bourne, dijo que el tornado abarcó la autopista nacional 98, provocando daños a los dos costados.

David Burns, un mecánico de Sumrall de 19 años y que trabaja en Bumpers Tire and Accessories, dijo que él y otros dos trabajadores se encontraban en el negocio cuando vieron el cielo oscurecerse amenazantemente y empezó a llover. Luego un cable de electricidad se reventó y decidieron meterse al local.

Sin embargo, para cuando uno de ellos ingresó a la tienda, la presión de la tormenta siguió azotando la puerta, que golpeó el brazo de Burns al menos dos veces. Luego el techo se desprendió.

"Podía sentir el viento", dijo Burns. "No quería ser levantado por eso me aferré a la primera cosa que pude encontrar".

Burns se asió a una pieza de equipo y uno de sus compañeros de trabajo se tomó de él. Terminó con el brazo izquierdo fracturado.

La policía en Columbia estaba apostada en todas las intersecciones importantes ya que las poderosas tormentas habían barrido los semáforos. Al menos 20 personas resultaron heridas, según funcionarios de emergencias.