WASHINGTON (AP) — El gobierno del presidente Donald Trump está estudiando la oferta del magnate de casinos Sheldon Adelson para pagar al menos en parte una nueva embajada de Estados Unidos en Jerusalén, dijeron cuatro funcionarios estadounidenses a la Associated Press.

Los abogados del Departamento de Estado investigan si sería legal aceptar donaciones de particulares para cubrir en todo o en parte los costos de la embajada, dijeron las fuentes, que hablaron bajo la condición de anonimato por no estar autorizadas a hacer público el asunto. En tanto, el gobierno planea cortar las cintas de una embajada temporaria que abriría en mayo, más de un año antes de lo previsto.

Una posibilidad sería que el gobierno solicite donaciones no solo a Adelson sino las comunidades cristiana evangélica y judía. Un funcionario dijo que Adelson, un gran donante del Partido Republicano y partidario acérrimo de Israel, ofreció pagar la diferencia entre el costo final y lo que logre recaudar el gobierno. El costo final sería del orden de cientos de millones de dólares.

Permitir que particulares paguen los costos de un edificio oficial significaría apartarse de la tradición histórica estadounidense. En el caso de Jerusalén, agregaría a la polémica en torno de la decisión de Trump de trasladar la embajada, dada la filiación de Adelson con la derecha política israelí.

El secretario de Estado, Rex Tillerson, eliminó un obstáculo burocrático esta semana al aprobar el plan de seguridad para el traslado a la ciudad santa. En una carta enviada al Congreso el viernes, el Departamento de Estado dijo que se planeaba inaugurar las instalaciones provisionales en coincidencia con el 70 aniversario de Israel. El estado judío declaró su independencia el 14 de mayo de 1948.

Adelson hizo su oferta poco convencional justamente cuando Trump anunció en diciembre que trasladaría la ciudad. Respondería al disgusto que ha expresado el presidente por las enormes sumas que se gastan en instalaciones diplomáticas. Aunque ha promovido el traslado como cumplimiento de una promesa de campaña, Trump tuvo fuertes críticas el mes pasado para el costo de 1.000 millones de dólares de una nueva embajada en Londres.

La fecha anunciada implica una considerable aceleración de los planes. Anteriormente el vicepresidente Mike Pence había dicho que la inauguración tendría lugar a fines del 2019, y Tillerson opinó que ello tardaría años.

Inicialmente la embajada no será más que unas cuantas oficinas en un edificio ya administrado por Estados Unidos en Jerusalén.