SAN JUAN (AP) — El que fuera el huracán Beryl perdió fuerza el sábado y se volvió tormenta tropical en su trayecto hacia el Caribe oriental, pero continuará trayendo fuertes lluvias a las Antillas Menores al término del fin de semana.

Según los pronósticos, el meteoro traerá nuevos inconvenientes a las islas, que no han superado aún los estragos de los temporales del año pasado.

Las autoridades emitieron un aviso de tormenta tropical para las islas de Guadalupe y Dominica. Esta última no termina de recuperarse del huracán María, que la azotó en septiembre como tormenta categoría 5.

El servicio meteorológico de Dominica dijo que el mal tiempo podría deteriorarse aún más el sábado por la noche y que las precipitaciones podrían alcanzar al menos 10 centímetros (4 pulgadas). Según los pronósticos, el ojo de la tormenta pasaría sobre Dominica o sus alrededores la noche del domingo.

El primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit, dijo en un discurso que la trayectoria e intensidad de la tormenta podrían cambiar y exhortó a la población a que permanezca alerta. También recomendó a los habitantes que almacenen agua, porque el gobierno podría cerrar el sistema hidráulico como medida de protección.

“No deben bajar la guardia”, afirmó.

Las autoridades de la isla de Guadalupe, territorio francés en el Caribe, dijeron que los habitantes deben prepararse para enfrentar vientos de 85 km/h (50 mph) y olas de tres metros (10 pies).

Un aviso de tormenta tropical fue emitido para los territorios franceses en el Caribe de Martinica, San Martín y San Bartolomé, así como para St. Maarten y las islas de Barbados, Santa Lucía, Saba y San Eustaquio. El estado de emergencia fue declarado en Puerto Rico, donde María causó daños que según los cálculos rebasan los 100.000 millones de dólares.

Beryl se convirtió el viernes en el primer huracán de la temporada en el Atlántico, pero se debilitó el sábado a tormenta tropical. Por la tarde, el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos dijo que Beryl tenía vientos máximos sostenidos de 85 km/h (50 mph). Su vórtice se ubicaba a 885 kilómetros (550 millas) al este-sureste de las Antillas Menores y se desplazaba hacia el oeste a 28 km/h (17 mph).

Los especialistas dijeron esperar que Beryl se debilite aún más después de entrar al Caribe. Dijeron que probablemente se disipe una vez que se traslade a las aguas al sur de Haití y la República Dominicana el martes o el miércoles.

Los meteorólogos esperaban que el ojo del meteoro pase al sur de Puerto Rico el lunes, como depresión tropical, pero advirtieron que el territorio estadounidense devastado por tormentas podría verse afectado por vientos de hasta 30 mph y fuertes lluvias que podrían causar inundaciones y aludes de lodo.

El meteorólogo Ernesto Morales dijo que se esperan de cinco a 10 centímetros (dos a cuatro pulgadas) de lluvia en todo Puerto Rico, con mayores cantidades en zonas aisladas.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, declaró el estado de emergencia para la isla y ordenó dejar de trabajar el lunes.

Rosselló dijo a los periodistas que la isla probablemente experimentará apagones por Beryl, dado que su red eléctrica se ha vuelto más vulnerable desde el huracán María. “Este sistema ha sido bastante impredecible”, declaró.