SANTIAGO DE CHILE (AP) — El enviado especial del Vaticano a Chile para investigar abusos sexuales, el maltés Charles Scicluna, se encuentra en muy buen estado y con mucho ánimo, informó el jueves el portavoz de la Conferencia Episcopal chilena. 

Scicluna se recupera favorablemente de una operación de vesícula pero deberá guardar reposo por 48 a 72 horas según indicación médica, lo que complica su participación en el proceso de entrevistas a víctimas de abuso sexual por parte de integrantes de la Iglesia que lo trajo a Chile. Las reuniones, que se extenderán hasta el viernes, las conduce ahora otro sacerdote.

El propio Scicluna agradeció personalmente el jueves las muestras de preocupación por su salud. "Gracias de corazón a todos aquellos que amablemente me han mostrado su apoyo y generosamente ofrecido sus oraciones mientras continúo mi recuperación. ¡Dios los bendiga!", publicó en Twitter junto a una foto en la que aparece con el misionero maltés en Chile y el obispo de Copiapó. 

Scicluna fue operado el miércoles tras ingresar al hospital la noche anterior por sufrir fuertes molestias en la vesícula. 

El portavoz de la Conferencia Episcopal chilena Jaime Coiro destacó el buen ánimo del padre, que se ha visto favorecido por los comentarios positivos de las personas que participaron de las entrevistas.

El enviado del papa había llegado el lunes a Santiago para mantener una serie de encuentros relacionados con el obispo de Osorno, Juan Barros. 

"Está muy agradecido de las expresiones que han tenido públicamente las personas que han venido aquí, a su salida, respecto de la confianza que depositan en esta instancia de escucha", especificó Coiro. 

Barros ha sido acusado repetidamente de encubrir los abusos sexuales cometidos por miembros de la Iglesia y ha estado en el centro de la polémica desde que durante su visita a Chile en enero el papa Francisco lo defendió al asegurar que no había evidencia en su contra y que se trataba de “calumnias”, lo que se interpretó como un cuestionamiento a los testimonios de las víctimas.

El martes Scicluna recibió a James Hamilton, unas de las víctimas del sacerdote pederasta más conocido en Chile, Fernando Karadima. El arzobispo maltés también alcanzó a entrevistarse con otras de las víctimas más conocidas, Juan Carlos Cruz, al que vio en Nueva York el sábado.

Pese a su hospitalización Scicluna permanecerá en Chile por deseo expreso del papa hasta el viernes, como estaba previsto. El sacerdote español Jordi Bartomeu ha tomado el encargo de llevar a cabo las entrevistas y continuó el miércoles con José Andrés Murillo, otro denunciante de Karadima y Barros, el grupo de los Laicos de Osorno que se ha opuesto activamente al nombramiento de Barros, sacerdotes que trabajan con el obispo de Osorno y varios miembros del Consejo Nacional para la Prevención de Abusos de la Iglesia.

La agenda de entrevistas de jueves y viernes se desconoce para preservar la identidad de las víctimas.

Murillo, Hamilton y Cruz han denunciado a los medios durante años los abusos de Karadima y han sostenido que en repetidas ocasiones Barros presenció los abusos a los que eran sometidos.

Karadima fue condenado por la Iglesia a una vida de retiro y oración.

Barros, por su parte, mantiene su inocencia.