SAN FRANCISCO (AP) — El gobernador Jerry Brown y su predecesor Arnold Schwarzenegger posaron el martes lado a lado con el fin de celebrar la extensión de uno de los programas más ambiciosos de Estados Unidos para reducir la contaminación por combustibles fósiles, además de criticar al presidente Donald Trump por su incapacidad para ver el cambio climático como una amenaza mortal.

Schwarzenegger, republicano, se unió al demócrata Brown en una soleada ceremonia frente a la bahía de San Francisco, en donde Brown firmó la legislación que extiende el programa para limitar las emisiones de carbono que alteran el clima. Ambos han exhortado al mundo para que la emule.

Con los rascacielos de la ciudad en el fondo desde Treasure Island, una isla artificial que está bajo amenaza por el creciente nivel del océano a causa del cambio climático, el evento estuvo repleto de reprimendas a Trump, quien retiró a los estadounidenses del acuerdo global de París para reducir las emisiones de carbono.

“Estados Unidos está de lleno en el acuerdo de París. Solo se salió un hombre”, dijo Schwarzenegger sobre Trump. “Estados Unidos no se salió”.

Schwarzenegger también destacó el respaldo bipartidista que los legisladores brindaron para extender por 10 años el programa de topes y canje.

“Este es un mensaje muy importante. Un mensaje de que tenemos un gobierno funcional en California en el que demócratas y republicanos trabajan juntos”, indicó.

El programa impone límites a las emisiones de carbono y obliga a los contaminadores a obtener permisos para liberar gases de efecto invernadero. La medida iba a concluir en 2020.

Ambos gobernadores han elogiado el programa como una manera exitosa de reducir las emisiones sin perjudicar a la economía del estado más poblado del país.

En repetidas ocasiones, Brown evocó el peor de los escenarios, al señalar que el clima que cambia rápidamente a causa de la contaminación por carbón, gas y otros combustibles fósiles es una amenaza global de tal magnitud que solo los programas nucleares son más graves.

“Si no hacemos nada al respecto, el mundo se acabó”, subrayó Brown.

Los topes y canje “son un requerimiento absoluto para la sobrevivencia y para el mundo”, dijo más tarde a la prensa.

La firma se da después de la enorme presión que Brown y sus aliados legislativos impusieron para crear un plan que fuera aceptable para empresas y ambientalistas.

Al final, la extensión fue respaldada por una amplia gama de grupos que señalaron que es la manera más eficiente de combatir el cambio climático. Pero encontró oposición de grupos de justicia ambiental que afirman que está repleto de salvos a la industria petrolera.