FILADELFIA (AP) — La policía desmanteló el jueves un campamento montado afuera de una oficina de inmigración de Filadelfia donde decenas de manifestantes se han apoderado de las aceras para protestar por la separación de niños migrantes de sus padres tras cruzar de forma ilegal la frontera entre Estados Unidos y México.

El jueves fue el cuarto día que los manifestantes acamparon frente a las oficinas del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas.

La policía ha dicho que estaba ahí para salvaguardar el derecho de la gente a protestar, pero que también necesitaba mantener abierto el acceso al edificio y a la calle.

Videos difundidos en redes sociales el jueves por la tarde mostraban a los agentes abriéndose paso por el campamento con sus bicicletas, derrumbando tiendas de campaña, lonas y sillas, y provocando caos entre los manifestantes.

A siete manifestantes se les emitieron citatorios por “no dispersarse” cuando se rehusaron a dejar que la gente entrara o saliera del inmueble, indicó la policía. Posteriormente fueron liberados.