BUENOS AIRES (AP) — El anciano Enrique Martínez camina satisfecho con una bolsa llena de bananas argentinas que recibió gratis durante una singular protesta de productores organizada el miércoles en reclamo de límites a la importación de la fruta y políticas que impulsen el sector.

“Me puse en la cola de curioso... es la primera vez que veo banana argentina... acá vienen bananas de Ecuador, de esos lados”, señaló a The Associated Press Martínez de 81 años y quien, como muchas otras personas que portaban bolsas de tela y mochilas, esperó pacientemente su turno en una larga fila para recibir la fruta de manos de los manifestantes.

Productores de las norteñas provincias de Salta, Jujuy y Formosa realizaron un "bananazo" en la Plaza de Mayo de Buenos Aires para regalar unos 30.000 kilos de esa fruta en reclamo de una mayor rentabilidad para el sector.

En la zigzagueante fila que atravesó la céntrica plaza había ancianos, jóvenes y mujeres críticos con los altos precios de las bananas en los comercios locales que recibieron la fruta de manos de productores subidos a un camión repleto de cajones de la fruta.

“Es muy cara. Un kilo de banana vale 30 pesos (1,70 dólar)... Antes era mejor, como se ha puesto ahora no”, sostuvo Martínez. En tanto, la boliviana Elena Quispe, de 52 años, señaló que con la cantidad que recibió podrá hacerle “al menos un licuado” a su nieta.

La Federación Agraria Argentina, organizadora de la protesta, pidió al gobierno del presidente Mauricio Macri que regule la importación de bananas procedentes de Paraguay, Brasil y Ecuador en la época estacional de cosecha, desde marzo a septiembre, para obtener precios más justos por la fruta.

“Pretendemos tener un precio que nos permita una rentabilidad... no llegamos a entender que en el país donde más se consume esta fruta se estén pudriendo miles de toneladas en nuestras chacras”, dijo a AP Pánfilo Ayala, titular de la Federación Agraria Argentina de Laguna Naineck, en Formosa.

Agregó que por cada kilo de bananas los productores reciben entre 1 y 1,5 peso (entre 5 y 8 centavos de dólar) mientras los consumidores pagan en los comercios entre 15 y 25 pesos (0,84 a 1,40 dólar) y que necesitan que esté “al menos a 5 pesos (28 centavos de dólar) el kilo”.

Ayala denunció que las bananas del exterior ingresan “a un precio muy por debajo del que tendría que ser” y que “sospechamos que podríamos estar en presencia de un delito de dumping (comercio desleal)”. Se quejó además de que en las escuelas, hospitales, cárceles y comedores comunitarios “se consumen bananas extranjeras”.

Los productores han solicitado a Macri una reunión para hacerle llegar sus reclamos.

La Plaza de Mayo ha sido escenario en los últimos tiempos de protestas similares protagonizadas por productores de verduras que también exigen políticas que impulsen las economías regionales.