BOSTON (AP) — Cuando los Medias Rojas de Boston más le necesitaban, David Price apareció,

Price, el estelar abridor que ahora se desempeña como relevista, entró por Drew Pomeranz y sofocó una peligrosa amenaza en el séptimo inning para que los los Medias Rojas derrotasen el sábado 6-3 a los Astros de Houston, y conquistar el título de la división en años sucesivos por primera vez en la historia de la franquicia.

Después de postergar el festejo los dos últimos días, los Medias Rojas evitaron la posibilidad de un partido de desempate por el cetro de la División Este de la Liga Americana contra los Yanquis, relegando a Nueva York a un boleto de comodín.

“Esto fue importante: liquidar esto hoy mismo”, comentó el bateador designado dominicano Hanley Ramírez, en medio de la fiesta en el camerino de los Medias Rojas.

Boston volverá a toparse con los Astros en la ronda divisional de los playoffs, a partir del jueves en Houston.

“Ese es un excelente equipo. Somos un buen equipo. Ambos somos campeones de división”, indicó el manager de los Astros A.J. Hinch. “Nos aburriremos de vernos las caras estos 10 días”.

Boston aventaja a Nueva York por dos juegos con una fecha por disputar. La diferencia había sido de cinco partidos cuando los Medias Rojas iniciaron su última tanda de partidos como local.

Houston le arruinó la fiesta a Boston al propinarle derrotas consecutivas el jueves y viernes, que combinadas con victorias de los Yanquis dejaron en suspenso el título de la división hasta el penúltimo día de la temporada regular.

Una derrota el sábado, combinada a la victoria de Nueva York ante Toronto por 2-1, hubiera forzado a Boston emplear a Chris Sale en el último día de la campaña regular y así evitar el desempate el lunes. El Este de la Americana no ha necesitado de un partido de desempate desde el jonrón de Bucky Dent sobre el Monstruo Verde para que Nueva York eliminase a Boston en 1978.

"Vamos a poder disfrutar un par de días de descanso”, señaló el manager John Farrell, quien prescindió de Sale para el domingo y pondrá al mexicano Héctor Velázquez. “Chris se merecía un par de días extra para solo para tomar un respiro”.

Los Yanquis recibirán a Minnesota en el juego de comodines el martes, y el ganador se las verá con Cleveland en la otra serie divisional.

Mookie Betts jonroneó y anotó tres veces, mientras que Drew Pomeranz (17-6) lanzó pelota de dos hits sin permitir carreras en seis innings. Al arreciar la lluvia en la parte alta del séptimo, los Astros anotaron dos veces antes que Price ponchó a George Springer con las bases llenas para terminar la amenaza.

Con un hit en cuatro turnos, José Altuve dejó en .347 su promedio al bate, líder en las mayores.

Brian McCann conectó un jonrón ante el cerrador de los Medias Rojas Craig Kimbrel en el noveno para acercar 6-3 a los Astros. Cameron Maybin siguió con un doble, pero Kimbrel ponchó a Tony Kemp y a Springer para sentenciar la victoria.

La derrota de los Astros aseguró que Cleveland, con 101 victorias al iniciar el sábado, tendrá el mejor récord de la Americana.

Por los Astros, el venezolano José Altuve de 4-1, con una anotada. El puertorriqueño Carlos Correa de 3-2, con una anotada. El cubano Yuli Gurriel de 3-1, con una remolcada.

Por los Medias Rojas, los dominicanos Hanley Ramírez de 3-1 con una remolcada, Rafael Devers de 4-1, con una impulsada. El puertorriqueño Christian Vázquez de 4-0.