AP NEWS
Related topics

EEUU: Estados fronterizos envían 1.600 efectivos a frontera

April 10, 2018

Doug Ducey, gobernador de Arizona, habla con soldados de la Guardia Nacional estatal antes de que fuesen enviados a la frontera con México, en la Reservación Militar Parque Papago, el lunes 9 de abril de 2018, en Phoenix. (AP Foto/Ross D. Franklin)

HOUSTON (AP) — Arizona, Texas y Nuevo México se comprometieron el lunes a enviar unos 1.600 efectivos de la Guardia Nacional a la frontera con México, en respuesta al plan del presidente Donald Trump de usar a las fuerzas armadas para que ayuden a combatir la inmigración ilegal y el narcotráfico.

El gobernador de Texas Greg Abbott dijo que añadiría unos 300 soldados por semana a los 250 miembros de la Guardia Nacional cuyo emplazamiento fue anunciado el viernes hasta que la cifra total llegue a cuando menos 1.000. Las autoridades de Arizona anunciaron que mandarían a 225 soldados de la Guardia Nacional a la frontera el lunes y se comprometieron a emplazar otros 113 el martes.

Y la oficina de la gobernadora de Nuevo México, Susana Martinez, dijo que más de 80 elementos serían enviados en los próximos días. Serán los primeros de un contingente que se prevé estará formado por 250 miembros de la Guardia Nacional.

Los tres estados tienen gobernadores republicanos.

El otro estado fronterizo del suroeste del país, California, es gobernado por el demócrata Jerry Brown, quien no ha hecho un compromiso público de enviar efectivos de la Guardia Nacional. De acuerdo con la ley federal que Trump invocó en su proclama en la que pidió el envío de tropas de la Guardia Nacional, los gobernadores retienen el mando y el control de elementos.

Trump dijo la semana pasada que quiere enviar entre 2.000 y 4.000 miembros de la Guardia Nacional a la frontera con México, debido “al desgobierno que continúa en nuestra frontera sur”.

En la Ciudad de México, una caravana de migrantes centroamericanos que se dirigía hacia el norte se detuvo en la capital mexicana. Trump los había criticado, y días después lanzó su plan de protección con tropas de la Guardia Nacional. Los organizadores de la caravana dijeron que nunca tuvieron la intención de llegar hasta la frontera de Estados Unidos.

El secretario de Relaciones Exteriores de México dijo que su gobierno evalúa su cooperación con Washington.

En una entrevista el lunes con Radio Fórmula, Luis Videgaray indicó que le dará los resultados del análisis al presidente Enrique Peña Nieto en las próximas semanas.

El Senado del país aprobó una resolución la semana pasada en la que pidió que México suspenda su cooperación con Estados Unidos en lo que respecta a la inmigración ilegal y el narcotráfico en represalia por la medida de Trump.

Sin embargo, Videgaray aclaró que todavía “no se ha tomado ninguna decisión de suspender o reducir ningún mecanismo de cooperación”.

El gobernador de Arizona Doug Ducey le dijo a un grupo de soldados que se preparaban para partir desde una base militar en Phoenix que su “misión consiste en proporcionar mano de obra y recursos para apoyar a las agencias policiales federales, estatales, de los condados, tribales y locales para detener el flujo de delincuentes, narcóticos, armas y municiones que están siendo traficados a nuestro estado”.

En un principio Ducey dijo que Arizona enviaría más tropas el martes, pero no especificó cuántas. Posteriormente, la Guardia Nacional del estado indicó en un comunicado que enviaría a 113 elementos adicionales al emplazamiento inicial de 225.

Luego les dijo a los reporteros que se necesita emplazar a los soldados para detener un aumento en los cruces fronterizos registrado desde marzo, y acusó al gobierno federal de haber ignorado la frontera “durante casi una década”.

Las autoridades de Texas mostraron imágenes el fin de semana de efectivos a su llegada a la frontera. Abbott le dijo el lunes a la radiodifusora KTSA de San Antonio que Texas incrementará significativamente su compromiso con el llamado de Trump durante las próximas semanas.

Algunos miembros de la Guardia Nacional estarán armados si son enviados a sitios donde pudieran enfrentar algún peligro, advirtió Abbott. Indicó también que quería “minimizar cualquier idea” de que “nuestra Guardia Nacional se está presentando con bayonetas militares para acometer a cualquiera que esté cruzando la frontera, porque ese no es su papel”.

Dijo que, con base en sus conversaciones con Trump y otros funcionarios, no se ha establecido un plazo para poner fin al emplazamiento.

“Podremos estar en esto a largo plazo”, señaló.

Trump ha dicho que pretende utilizar a las fuerzas armadas en la frontera hasta que se logren avances en su propuesta del muro fronterizo, la cual se ha atascado en el Congreso.

El secretario de Defensa, James Mattis, aprobó el viernes pasado que se pague a los 4.000 elementos de la Guardia Nacional con dinero del Pentágono hasta finales de septiembre.

El Departamento de Defensa indicó en un memorando que los miembros de la Guardia Nacional no efectuarán labores policiales ni “interactuarán con migrantes u otras personas detenidas” sin la aprobación de Mattis.

“La portación de armas estará limitada a las circunstancias que puedan requerir defensa propia”, señaló el departamento sin abundar en detalles.

___

Christie reportó desde Phoenix. Los periodistas de The Associated Press Jeffrey Collins en Columbia, Carolina del Sur; Susan Montoya en Albuquerque, Nuevo México; y Kathleen Ronayne en Sacramento, California, contribuyeron con este despacho.

AP RADIO
Update hourly