BERLÍN (AP) — Una estatua dorada del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, que fue colocada en una ciudad alemana como parte de un festival cuyo lema es “malas noticias”, tuvo que ser retirada después de que las autoridades locales dijeron que se estaba volviendo un tema de seguridad.

La agencia de noticias dpa reportó el martes que la efigie de 4 metros (13 pies) de altura fue retirada poco después de la medianoche en la ciudad de Wiesbaden.

La figura muestra a Erdogan con el brazo derecho levantado, una pose que recuerda a la emblemática estatua del exdictador iraquí Saddam Hussein que fue derribada en 2003 por militares estadounidenses durante la invasión de Irak.

Desde que fue erigida el lunes, las autoridades dijeron que la estatua se había convertido en un imán de discursos a favor y en contra del mandatario turco y que provocaba conflicto.

Uwe Eric Laufenberg, director del Teatro Estatal Wiesbaden, defendió ese debate por considerar que era el propósito de la instalación. “Colocamos la estatua para debatir sobre Erdogan”, dijo. Agregó que “en una democracia, uno debe tolerar todas las opiniones”.