SEVILLA, España (AP) — La buena fortuna en dos remates desviados sonrió a favor del Bayern Munich e impidió al Sevilla dar otra sorpresa en la Liga de Campeones.

El campeón de Alemania le dio la vuelta al marcador para vencer el martes 2-1 al Sevilla en el partido de ida de los cuartos de final.

Sometidos por sus rivales en los primeros compases y tras encajar un tanto a los 32 minutos por cuenta de Pablo Sarabia, el Bayern reaccionó con un autogol de Jesús Navas previo al descanso y aseguró la victoria con un cabezazo en el segundo tiempo de Thiago Alcántara. En ambas instancias, el balón se desvió en un zaguero, despistando al arquero sevillista David Soria.

“Psicológicamente, fue muy importante empatar tan pronto, incluso si contamos con un poco de suerte”, reconoció el técnico del Bayern Juppp Heynckes. “Pero si queremos ganar la Champions, necesitamos mejorar. Perdimos el balón con mucha frecuencia y nos faltó orden en el mediocampo, lo que le permitió al Sevilla crear oportunidades. Mejoramos en la segunda mitad y al final merecimos el triunfo”.

Al Bayern le bastará con un empate en la vuelta en Múnich la semana entrante para alcanzar las semifinales por quinta vez en seis temporadas.

Sevilla, por primera vez en la ronda de los ocho mejores en 60 años, nunca ha accedido a la fase semifinal de la Champions.

En el otro partido disputado el martes, el reinante campeón Real Madrid venció 3-0 a la Juventus en Turín con dos goles de Cristiano Ronaldo.

Sevilla comenzó bien y tuvo las mejores oportunidades en los primeros minutos en el estadio Sánchez-Pizjuán. Sus esfuerzos encontraron recompensa cuando Sarabia abrió el marcador con un disparo a corta distancia después de adelantarse al defensor Juan Bernat y ganar el pase de Sergio Escudero en el área. Sin embargo, las repeticiones mostraron que Sarabia, quien minutos antes se había perdido una excelente oportunidad, pudo haber controlado el balón con el brazo antes de definir con serenidad al fondo de las redes.

Los locales parecían tenerlo todo bajo control, pero el Bayern empató con un gol fortuito cinco minutos más tarde. Franck Ribery intentó un centro raso al área, pero el balón se desvió en Navas con dirección a su propio marco.

"Sabemos que está difícil, pero todavía no estamos eliminados”, dijo Sarabia. Sabemos que no va a ser fácil, pero trataremos de darle la vuelta. Es una sensación agridulce. En la primera parte estuvimos mejor, apretamos arriba y tuvimos ocasiones. En la segunda mitad ellos han estado mejor".

Bayern comenzó a asumir el control del juego en la segunda mitad y creó más oportunidades. Soria atajó un disparo a quemarropa de Javi Martínez a los 66 minutos, y dos minutos después Alcántara anotó el tanto de la victoria a servicio de Ribery. En esta ocasión el balón se desvió en Escudero antes de ingresar al marco.

Heynckes elogió la actuación del mediopunta colombiano James Rodríguez, quien ingresó a los 36 minutos por el lesionado chileno Arturo Vidal.

Con James, “nuestro partido fue más fluido y alegre”, dijo Heynckes

Sevilla intenta establecerse como un rival de peso en la Champions tras reinar en la Liga Europea en años recientes, consagrándose tres veces en cuatro ediciones del segundo torneo en importancia.

Los andaluces venían de eliminar al Manchester United. El año pasado, cayeron en octavos frente a Leicester.

"El Bayern es un equipo muy fuerte, pero ha sido una pena porque peleamos con orgullo hasta el final”, dijo el técnico italiano del Sevilla, Vincenzo Montella. “Creo que no hemos tenido suerte. Igualmente creo que el segundo gol tenemos que aceptarlo. Es fútbol y esto es así”.