LONDRES (AP) — Casi una hora después que se tiró de espaldas sobre el césped para celebrar su sorprendente remontada contra la vigente campeona Petra Kvitova, Jelena Jankovic seguía aturdida.

"No puedo para de reír.... Fue muy valiente al final. Aquí me tienen", dijo la serbia. "Increíble".

Jankovic no se aburrió de emplear esa palabra — "increíble" — como si estuviera convenciéndose de lo que ocurrido, pese a su magros antecedentes en la superficie. Que el sábado había podido doblegar 3-6, 7-5, 6-4 a la checa Kvitova, la segunda cabeza de serie que en 2011 y 2014 se coronó en el All England Club.

"Estuve un poquito mejor al final", dijo la 28va preclasificada. "Y también tuve un poquito más de suerte".

A sus 30 años, Jankovic no es ninguna desconocida. Fue la finalista en el Abierto de Estados Unidos en 2008, temporada en la que acabó como la número uno del mundo. Pero los octavos de final es lo más lejos a lo que ha llegado en Wimbledon y apenas ha ganado uno de cinco partidos en césped en los últimos cuatro años.

Kvitova, quien se puso arriba 4-2 en el segundo set, tampoco dio crédito al desenlace.

"La verdad es que no entendió qué ha pasado", dijo. "De repente, empecé a fallar. Quizás fue algo realmente inusual o extraño. No le encuentro una explicación".

Luego de la tradicional pausa del domingo, la actividad en el torneo se reanuda el lunes con una tanda de partidos de octavos de final.

En la parte alta de la llave femenina sobresale el partido entre las hermanas Serena y Venus Williams, el primer que disputan en un Grand Slam desde 2009. Las dos, además de Maria Sharapova y Victoria Azarenka, se combinan para darle a ese sector del cuadro un total de 34 títulos en las grandes citas.

¿Y en la otra mitad? Ningún grande. Ahí están Jankovic, quien se medirá Agnieszka Radwanska (13). También el lunes: Caroline Wozniacki (5) ante la hispano-venezolana Garbiñe Muguruza; Timea Bacsinszky (15) frente a Monica Niculescu; y Madison Keys (21) contra Olga Govortsova.

En la parte baja del cuadro masculino, que se definió el sábado: el siete veces campeón Roger Federer se las verá con Roberto Bautista Agut; el campeón de 2013 Andy Murray irá contra Ivo Karlovic (23); Viktor Troicki (22) chocará con Vasek Pospisil. Tomas Berdych, finalista de la edición de 2010, se medirá con el francés Gilles Simon, el 12do preclasificado que superó 3-6, 6-3, 7-6 (6), 2-6, 6-2 a su compatriota Gael Monfils en un duelo que fue trasladado a la techada cancha central al llegar la noche.

Troicki se encargó de eliminar a Dustin Brown, el protagonista del batacazo del torneo cuando venció a Rafael Nadal.

Después de su impactante victoria ante el bicampeón del torneo, el alemán con las rastas en el pelo que sorteó la fase previa del torneo sucumbió 6-4, 7-6 (3), 4-6, 6-3 ante Troicki en la tercera ronda.

Vencer a Nadal en Wimbledon no es garantía de éxito inmediato. Cada uno de los cuatro jugadores que superaron al español terminó perdiendo en su siguiente partido en el césped del All England Club, una lista que incluye a Lukas Rosol, Steve Darcis y Nick Kyrgios.

En la Cancha 3, Brown plantó cara con la misma fórmula: saque y volea. Pero Troicki supo neutralizarle con solvencia.

Brown, de padre jamaiquino y madre alemana, alcanzó la tercera ronda de Wimbledon por segunda vez en su carrera, pero no ha podido llegar más lejos. También alcanzó esta instancia en 2013.

"Es algo que nunca voy a olvidar", dijo Brown sobre su victoria ante Nadal.

Federer cedió un set pero acabó imponiéndose 6-4, 6-4, 6-7 (5), 6-2 ante el australiano Sam Groth. El astro suizo busca consagrarse campeón por octava vez en la Catedral, lo que lo dejaría como dueño absoluto del récord de más títulos en el Grand Slam en césped.

Murray (3) dio cuenta 6-2, 6-2, 1-6, 6-1 del italiano Andreas Seppi.

En un partido que no se pudo completar el día al caer la noche, John Isner cometió doble faltas en dos de los últimos tres puntos y perdió 7-6 (4), 6-7 (6), 6-4, 6-7 (4), 12-10 ante Marin Cilic, el croata que es el reinante campeón del Abierto de Estados Unidos. Este es el mismo Isner, quien ganó aquí el partido más largo en la historia del tenis, superando 70-68 a Nicolas Mahut en un épico quinto set hace cinco años.

En la rama femenina, Muguruza alcanzó por primera vez la etapa de octavos de Wimbledon al doblegar 7-6 (12), 1-6, 6-2 ante la alemana Angelique Kerber.

Muguruza levantó nueve puntos para set en el primer parcial, que se definió en un reñido desempate que demoró 17 minutos.