TOKIO (AP) — El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, afirmó el lunes que Estados Unidos debería ser consciente de que las fuerzas nucleares del país asiático son ya una realidad, no una amenaza. En un tono más conciliador, aprovechó su discurso de Año Nuevo para desear el éxito de los Juegos Olímpicos de Invierno que se celebrarán en febrero en el Sur, sugiriendo que Pyongyang podría enviar una delegación a la cita.

Vestido con un traje de estilo occidental de color gris y corbata a juego, Kim empleó su habitual discurso de Año Nuevo para afirmar que su país logró la hazaña histórica de “completar” sus fuerzas nucleares y agregó que tiene un botón nuclear sobre su escritorio.

"Estados Unidos debería saber que el botón para las armas nucleares está sobre mi mesa”, declaró durante el discurso, según una traducción provisional de The Associated Press. Se espera que la transcripción oficial de sus palabras esté disponible pronto. "Toda la zona continental estadounidense está dentro de nuestro rango de ataque nuclear (...) Estados Unidos nunca podrá empezar una guerra contra mí y mi país”.

Kim hizo también un llamado a mejorar la relación con su vecino del sur, una idea recurrente en los discursos que no llega a materializarse. Los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang podrían ser una buena oportunidad para mostrar el estatus de la nación coreana, agregó.

Pyongyang y Seúl podrían reunirse de forma urgente para discutir que el Norte envíe una delegación, señaló el mandatario.

"Los Juegos Olímpicos de Invierno que se celebrarán pronto en el Sur serían una buena oportunidad para mostrar el estatus de la nación coreana y deseaos sinceramente que el evento se celebre con buenos resultados”, apuntó.

La oficina presidencial surcoreana dio la bienvenida a la propuesta de diálogo entre funcionarios gubernamentales sobre el tema. El éxito de los JJOO de Pyeongchang contribuirá a la paz y la armonía no solo en la península coreana y en el noreste de Asia sino en todo el mundo, explicó el equipo del presidente, Moon Jae-in.

El discurso de Año Nuevo es un evento anual que se sigue de cerca para detectar indicios de la dirección y prioridades que Kim podría adoptar en el recién estrenado año.

Se consideraba que el de este año era especialmente importante por la elevada tensión generada por los frecuentes lanzamientos de misiles de Pyongyang y su ensayo nuclear de 2017, que derivaron en intensos intercambios verbales entre Kim y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Kim destacó también los logros económicos norcoreanos y destacó la importancia de mejorar el nivel de vida del país.

___

El periodista de AP Kim Tong-hyung en Seúl, Corea del Sur, contribuyó a este despacho.