NYON, Suiza (AP) — Patrice Evra, zaguero francés del Marsella, será suspendido al menos por un partido por patear a un hincha de su propio equipo antes de un partido por la Liga Europa.

La UEFA dijo el viernes que su comité disciplinario se reunirá el 10 de noviembre para emitir un fallo sobre el incidente, en el que Evra fue expulsado por conducta violenta antes del partido en Portugal.

Tras abrirle un expediente interno y una reunión entre Evra y el presidente del club Jacques-Henri Eyraud, Marsella decidió suspender al jugador.

El club indicó en un comunicado difundido el viernes que Evra se expone a más sanciones. Aunque Evra fue blanco “insultos cargados de odio”, no puede bajo ningún concepto responder de una “manera tan inapropiada”.

Evra discutió con hinchas del Marsella que se acercaron a la cancha y encararon al plantel antes del partido por la fase de grupos ante el equipo lusitano Vitoria.

Evra fue visto mientras intentaba patear la cabeza de un fanático y después era sacado a la fuerza por un compañero. Evra, que iba a empezar el partido en la banca, recibió una tarjeta roja.

“El equipo no puede aceptar la conducta destructiva de estos supuestos aficionados que insultan a sus propios jugadores, cuando todos deberían estar respaldando al equipo”, agregó el club.

El ex defensor de Manchester United y la Juventus perdió la titularidad en el Marsella y no ha jugado con la selección francesa desde noviembre del año pasado. Pero Evra se ha mantenido visible con sus videos en Instagram, en los que se divierte cantando.

Fue blanco de críticas por ciertos sectores de la prensa, incluyendo al retirado delantero francés Christophe Dugarry, por filmarse cuando le daba una bolsa de comida a un indigente en las calles de Marsella y escribir un mensaje en el que reclama a otros que deben hacer más para ayudar a los necesitados.

El temperamento de Evra le ha causado problemas en el pasado. Ha protagonizado entredichos con ex jugadores — especialmente Lilian Thuram y Dugarry — y con comentaristas de televisión, a menudo burlándose de sus nombres.

Evra fue el capitán del seleccionado en el Mundial de 2010, pero quedó señalado como el instigador de la huelga en la concentración que conmocionó al país. El equipo no quiso entrenarse, luego que el delantero Nicolas Anelka fue expulsado por insultar al técnico Raymond Domenech durante el entretiempo de un partido contra México. Evra fue suspendido cinco partidos tras regresar de Sudáfrica.