BRATISLAVA, Eslovaquia (AP) — El multimillonario George Soros rechazó las acusaciones del primer ministro de Eslovaquia de que está involucrado en una campaña de desestabilización contra el gobierno de ese país europeo.

El primer ministro Robert Fico declaró el lunes que el empresario húngaro-estadounidense usó su influencia para manipular al presidente Andrej Kiska en un encuentro en septiembre pasado.

Soros, según Fico, ha estado involucrado en los llamados de Kiska de reformas en el gobierno o de elecciones anticipadas para resolver la crisis política del país a raíz del asesinato del periodista de investigación Jan Kuciak y su novia Martina Kusnirova.

"El señor Soros no participó de manera alguna en el reciente discurso del presidente Kiska ni en las manifestaciones recientes en Eslovaquia", dijo Michael Vachon, portavoz de Soros.

Añadió que ese encuentro fue para hallar maneras de ayudar a la comunidad gitana en Eslovaquia.