ISLAMABAD (AP) — Malala Yousafzai, la joven activista paquistaní que fue atacada por talibanes y que ganó el Premio Nobel de la Paz, dejó Pakistán el lunes concluyendo su primera visita al país desde el ataque que sufrió en el 2012.

Entre mucha seguridad, Yousafzai dejó su hotel en Islamabad, donde estuvo cuatro días, en un convoy de vehículos dirigidos al aeropuerto. Imágenes emotivas fueron vistas cuando la estudiante universitaria, ahora de 20 años, dejó el hotel, agradeciendo a funcionarios paquistaníes por prestarle un helicóptero militar durante el fin de semana para volar al valle Swat, una vez bajo control miliciano, y visitar su casa en el pueblo noroccidental de Mingora.

Luego de su visita el sábado a Mingora, Yousafzai tuiteó que para ella era “el lugar más hermoso en la Tierra”.

“Tanta alegría ver mi casa familiar, visitar amigos y poner mis pies otra vez sobre esta tierra”, dijo y publicó una foto de ella parada en el jardín de la casa con su padre, madre y hermanos.

Youzafzai también dijo en su pueblo natal que había esperado ese momento durante más de cinco años y que con frecuencia veía un mapa de Pakistán, con la esperanza de volver.

El lunes, Mahmoodul Hassan, tío de Yousafzai, le dijo a The Associated Press que “deja Pakistán con buenos y memorables recuerdos, pero regresa a Inglaterra porque quiere concluir sus estudios ahí”.

Durante su visita, Yousafzai también se reunió con el premier Shahid Khaqan Abbasi, asistió a una recepción en la oficina de Abbasi y dio un discurso donde dijo que era uno de los días más felices de su vida al estar de regreso en su país.

Desde su ataque y recuperación, Yousafzai ha dirigido el Fondo Malala, que ayuda a estudiantes de Swat y otras partes.

___

El periodista de Associated Press Sherin Zada contribuyó a este despacho desde Mingora, Pakistán.