QUITO (AP) — La fiscalía allanó el jueves dos locales en Lima del principal partido político opositor de Perú, Fuerza Popular, en torno a un caso de presunto lavado de activos durante la campaña presidencial de Keiko Fujimori, quien denunció que la iniciativa es abusiva.

El procedimiento, autorizado por el juez Richard Concepción, se cumplió en las sedes de esa agrupación política ubicada en el norte y el centro de la capital peruana.

En rueda de prensa, la lideresa de ese partido e hija del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000) dijo que “esta actitud abusiva lo único que va a lograr es fortalecernos ... no nos van a callar, no nos van a doblegar, seguiremos firmes luchando contra los corruptos; el Perú merece que se sepa toda la verdad”.

“No quiero pensar que esta actitud abusiva de atropello de parte del ministerio público es una actitud revanchista”, aseveró, al tiempo de señalar que la fiscalía no ha allanado los locales de las empresas implicadas en la red de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht, ni las sedes de los partidos de los políticos implicados en casos de corrupción.

Añadió que la fiscalía recibió hace meses los libros contables de Fuerza Popular y que hace dos semanas entregaron los balances al organismo electoral.

Al frente de una de las sedes partidistas allanadas se congregaron decenas de simpatizantes para apoyar a ese organismo político y a Fujimori.

El partido fue vinculado a esta investigación de lavado de activos por una anotación de Marcelo Odebrecht, máximo ejecutivo de esa empresa, que tejió una red de sobornos en diez países latinoamericanos y dos africanos. Tal anotación hallada en el teléfono celular de Odebrecht decía “aumentar a Keiko a 500 y hacer una visita”.

A partir de ello, la fiscalía abrió la investigación por la sospecha de que esa empresa financió las campañas electorales de Fujimori en 2011 y 2016.

El presidente Pedro Pablo Kuczynski aseveró que la orden de allanamiento lo tomó por sorpresa e insinuó que el procedimiento no respetó el debido proceso.

“Me preocupa leer en las noticias que hay un allanamiento esta mañana en Lima de locales de un partido político que domina el Congreso. Y no lo digo para congraciarme con el Congreso, lo digo porque si no hay respeto al debido proceso, no seremos respetados internacionalmente”, añadió en un acto oficial.