RIO DE JANEIRO (AP) — La fiscalía de Río de Janeiro abrió una investigación el jueves sobre los incidentes de violencia entre aficionados durante la final de la Copa Sudamericana entre Flamengo de Brasil e Independiente de Argentina.

Los enfrentamientos entre los hinchas de ambos equipos estallaron una noche antes de la final del miércoles que se efectuó en el estadio Maracaná y continuaron a primeras horas del jueves. También se registraron actos de vandalismo dentro del estadio durante el partido, y más de 50 seguidores de Flamengo fueron detenidos a lo largo de los dos días.

La fiscalía de Río indicó en un comunicado que entrevistará a los dirigentes de la confederación de fútbol de Brasil, de la Conmebol y a la policía local para indagar sobre los incidentes.

“Es necesaria una investigación a fondo sobre los hechos para poder identificar y castigar a los criminales que, disfrazados como fanáticos, sembraron el caos, el miedo y el desorden en la sociedad”, agregó.

El partido terminó empatado 1-1 e Independiente ganó el título por marcador global de 3-2. La Copa Sudamericana es el segundo torneo de clubes más prestigioso del fútbol sudamericano.

Imágenes de televisión mostraron a cientos de aficionados de Flamengo irrumpiendo en el Maracaná antes del encuentro, decenas de ellos arrancando asientos al final del partido y otros más estrellando los asientos contra varias partes del estadio.

Afuera, varios conductores eran detenidos por hinchas de Flamengo y las ventanas de algunos vehículos fueron quebradas con rocas.

La policía usó gas lacrimógeno y granadas aturdidoras para calmar la situación.

Administradores del Maracaná siguen calculando los daños, que deberán ser pagados por Flamengo.

El club brasileño emitió un comunicado el jueves en el que manifiesta su "indignación" por los hechos.

"También queremos mostrar nuestra solidaridad con todos los aficionados que, de alguna manera, se hayan visto afectados por el salvajismo, la violencia y la falta de civismo de quienes provocaron el caos antes y después del partido", subrayó el club.

Hinchas del club de Río dijeron haber sido provocados por seguidores argentinos con expresiones racistas durante el juego de ida de la final en Buenos Aires.

Varios aficionados argentinos aparecen en fotografías haciendo las mismas expresiones en Río.

El mayor Silvio Luiz, oficial a cargo de la seguridad para la final, criticó las gestiones de Flamengo en la venta de boletos.

"Los anfitriones no controlaron la venta (de boletos) adecuadamente, no podíamos confirmar si todos los que estaban ingresando al estadio en verdad contraba con un boleto", reiteró.

Luiz añadió que cree que Flamengo debería ser sancionado por los incidentes.

Según informes de prensa, el club carioca puso a la venta solo unos 4.000 boletos para hinchas argentinos, aunque unos 10.000 viajaron para la final.

Además, seguidores de Flamengo encendieron bengalas y protagonizaron incidentes afuera del hotel donde se alojó Independiente en la víspera del partido.