BERLÍN (AP) — Millones de europeos que llegaron tarde al trabajo o la escuela el miércoles tuvieron una buena excusa: un rezago sin precedentes en la red de electricidad del continente que está demorando algunos relojes.

El problema es causado por una disputa política entre Serbia y Kosovo que está quitándole una pequeña cantidad de electricidad a la red local, lo que a su vez genera un efecto dominó en la vasta red de 25 naciones que cubre el continente, desde Portugal a Polonia y desde Grecia a Alemania.

"Como el sistema europeo está interconectado ... cuando hay un desequilibrio en alguna parte la frecuencia baja ligeramente”, dijo Claire Camus, portavoz de la red Europea de Operadores de Sistemas de Transmisión de Electricidad.

La organización con sede en Bruselas, conocida como ENTSO-E, dijo en una declaración separada que “esta desviación de la frecuencia promedio, que nunca había ocurrido en ninguna forma similar en el sistema de electricidad de Europa continental, debe cesar”.

La desviación de la frecuencia estándar europea de 50 Hz ha sido suficiente para provocar que los relojes eléctricos que mantienen la hora basados en la frecuencia de la electricidad, en lugar de cristales de cuarzo, se retrasen seis minutos desde mediados de enero. El problema afecta en su mayor parte a radios con alarma, relojes en hornos y los relojes usados para programar sistemas de calefacción.

ENTSO-E dijo que está trabajando en una solución que pueda devolver la normalidad al sistema “en unas pocas semanas”, pero exhortó a las autoridades europeas y a los gobiernos nacionales a lidiar con el problema político en el centro del asunto.

"Esto va más allá del mundo técnico. Ahora es necesario que haya un acuerdo entre Serbia y Kosovo sobre la falta de electricidad en el sistema de Kosovo. Necesitas resolverlo en lo político y luego en lo técnico”, le dijo Camus a The Associated Press.

La fricción entre Serbia y Kosovo forma parte de una disputa fronteriza más amplia que se remonta casi 20 años atrás. Desde que acabó la guerra de Kosovo en 1999, el norte de Kosovo, dominado por los serbios y leal a Belgado, no le ha pagado al gobierno de Kosovo la electricidad de consume.

En 2015 se alcanzó un acuerdo para resolver la disputa, pero Serbia ha boqueado su implementación.

La compañía eléctrica serbia EMS atribuyó el problema a Kosovo, al afirmar que en enero y febrero el país “estaba sacando ininterrumpidamente, de forma no autorizada, electricidad no contratada del área sincrónica de Europa Continental”.

Kadri Kadriu, subgerente de KOST, el operador de la red de Kosovo, reconoció que electricidad de otras partes estaba siendo desviada a la comunidad serbia en el norte, pero dijo que los consumidores allí no habían pagado su electricidad, provocándole una carga financiera considerable a la empresa.

___

Dusan Stojanovic y Jovana Gec en Belgrado, Llazar Semini en Tirana y Sylvain Plazy, en Bruselas, contribuyeron a este despacho.