WASHINGTON (AP) — El ejército de Estados Unidos cree que alguien en una aldea de Níger previno a los atacantes de la presencia de comandos estadounidenses y fuerzas nigerinas en la zona, poniendo en marcha la emboscada en la que murieron cuatro estadounidenses, dijo un funcionario el martes.

El funcionario dijo que las fuerzas especiales del ejército, conocidas como Boinas Verdes, y unos 30 soldados nigerinos se detuvieron en una aldea como una o dos horas para conseguir alimentos y agua después de una misión nocturna de reconocimiento. Al irse fueron emboscados por unos 50 combatientes fuertemente armados, quienes también mataron a cuatro combatientes nigerinos e hirieron a varios soldados estadounidenses y nigerinos.

Los detalles del ataque y los eventos previos a él han sido oscuros, y han ido filtrándose en las últimas tres semanas. Según el funcionario, le solicitaron a la patrulla conjunta de Estados Unidos y Níger apoyar a un segundo equipo estadounidense que había estado en busca de un miembro de Al Qaeda en el Magreb islámico que se creía estaba en la zona.

El funcionario habló bajo condición de anonimato por no estar autorizado a hablar del incidente.

Al principio le pidieron al equipo que llevara a cabo una misión rutinaria para reunirse con líderes de tribus locales y trabajar con las fueras nigerinas. Pero luego de salir el 3 de octubre, recibieron una nueva tarea, dijo el funcionario. Les pidieron ir a la ubicación en donde se había visto por última vez al insurgente. Como éste ya no estaba en la zona, los comandantes militares creyeron que la operación no era riesgosa.

Luego de recibir suministro y reunirse con los líderes, la patrulla dejó la aldea. Fueron atacados a unos 200 kilómetros (120 millas) al norte de Niamey, por lo que funcionarios creen que fue una relativamente nueva filial del grupo Estado Islámico que se autonombra Estado Islámico en el Sahel.

Los combatientes enemigos atacaron con motocicletas, lanzagranadas y ametralladoras.