AP NEWS
Related topics

Ex guardias Sentenciados por muertes en Irak planea apelar

April 14, 2015

WASHINGTON (AP) — Abogados de la defensa prometieron apelar las condenas de cuatro antiguos guardias de seguridad de la empresa Blackwater después que un juez federal los sentenciara a cumplir prolongadas penas de cárcel por su participación en un tiroteo de 2007 que causó la muerte de civiles desarmados en Irak.

Abogados identificaron varios aspectos que podrían ser la base de la apelación, entre ellos la actitud revanchista de la fiscalía y si contratistas del Departamento de Estado podrían ser acusados según una ley que contempla los delitos que cometan en el extranjero los empleados civiles del Departamento de Defensa.

Las declaraciones se emitieron después que el juez federal de distrito Royce Lamberth sentenció el lunes al ex guardia de seguridad Nicholas Slatten a cadena perpetua y a 30 años a los otros tres por su papel en el tiroteo que causó la muerte de 14 civiles iraquíes y heridas a 17 más.

Slatten, quien fue el primero en disparar según testigos, fue sentenciado a cadena perpetua tras ser declarado culpable de asesinato en primer grado en octubre. Los otros tres guardias, Paul Slough, Evan Liberty y Dustin Heard, recibieron penas de 30 años y un día por cargos que incluyen homicidio, intento de homicidio y uso de armas para cometer un delito.

El incidente ocurrido en la Plaza Nisoor de Bagdad tensó las relaciones entre Estados Unidos e Irak y causó indignación en el mundo por el empleo de guardias de seguridad privados en una zona de guerra.

Lamberth anunció las sentencias después de una audiencia de un día completo en que los abogados defensores habían solicitado indulgencia, mientras que los fiscales pidieron que las sentencias, las mínimas obligatorias bajo la ley, fueran endurecidas. El juez rechazó las solicitudes.

Al comparecer en la corte con cadenas en los pies y ropas de prisionero, los ex contratistas insistieron en su inocencia.

“El veredicto está errado, usted sabe que soy inocente, señor”, dijo Slatten al juez.

“Me siento profundamente traicionado por el mismo gobierno al que serví de manera honorable”, dijo Slough.

Pero Lamberth dijo estar completamente de acuerdo con el veredicto del jurado que los declaró culpables y elogió tanto al Departamento de Justicia como al FBI por su investigación del tiroteo y lograr que “el mundo viera la verdad”.

Cerca de 100 amigos y familiares de los acusados llenaron el tribunal y muchos lloraron durante el proceso. Varios tomaron el estrado, algunos tratando de contener las lágrimas, para referirse a los hombres como modelos de vida y patriotas que sólo querían servir a su país.

El fiscal adjunto Patrick Martin dijo que el tiroteo fue una emboscada no provocada contra civiles y dijo que los condenados no han mostrado remordimientos ni han aceptado su responsabilidad. Los abogados de la defensa respondieron que los ex guardias fueron atacados con armas de fuego y dispararon en defensa propia que el Departamento de Estado les había entregado para su seguridad.

Abogados defensores pidieron clemencia bajo el argumento que las largas sentencias serían un castigo inconstitucionalmente severo contra hombres que operaron en un violento ambiente de guerra y que tenían excelentes carreras militares y fuertes lazos familiares.

Pero Lamberth respondió que no reduciría las largas sentencias obligatorias que se han aplicado a agentes de la policía que cometen crímenes usando armas como parte de su trabajo.

___

AP RADIO
Update hourly