CARACAS (AP) — Venezuela propuso a Guyana retomar la vía de la diplomacia para resolver la controversia limítrofe que mantienen desde hace varias décadas, que se agitó a inicios de año luego que el secretario general de Naciones Unidas planteó que las partes debían ir a la Corte Internacional de Justicia.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela anunció el viernes en un comunicado que envió una nota a Guyana en que la insta a reiniciar los contactos mediante la figura de los buenos oficios y bajo el auspicio del secretario general de la ONU.

En el escrito, Caracas desestima la recomendación que hizo el 30 de enero el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, de que ambos países vayan a la Corte Internacional de Justicia.

"Recurrir al arreglo judicial para dirimir la controversia, resulta inaceptable, estéril e inaplicable", planteó el gobierno, al asegurar que esa vía va contra el Acuerdo de Ginebra de 1966 suscrito por ambos países y la postura que ha mantenido Venezuela de no reconocer la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia.

Sin embargo, el gobierno de Guyana sostiene que únicamente aceptará un fallo de la Corte Internacional para resolver la disputa territorial, con el argumento de que cualquier otra resolución perjudicaría el desarrollo económico de su país.

Ambos países mantienen un reclamo por el denominado Esequibo, que es un territorio de unos 159.500 kilómetros cuadrados que incluye también un área de plataforma marítima y que es rico en oro, bauxita, diamantes, maderas y petróleo.

La disputa por el Esequibo se encontraba en la instancia del secretario general de la ONU desde 1983, por decisión de los dos países, según lo previsto en el Acuerdo de Ginebra de 1966.

Hace tres años, Caracas y Georgetown enfrentaron fricciones a raíz de unas exploraciones petroleras que realizó una subsidiaria de la estadounidense Exxon Mobil por decisión del gobierno guyanés en un área en disputa frente a la costa norte de Suramérica.