NUEVA YORK (AP) — El corredor estelar de los Cowboys, Ezekiel Elliott, ganó otra batalla legal en su lucha por evitar una suspensión de seis partidos que le impuso la NFL por acusaciones de violencia doméstica.

Un juez federal ordenó el martes por la noche que se suspenda el castigo dictado por la liga, lo que dejó a Elliott en condiciones de jugar el domingo en San Francisco.

La orden del juez de distrito Paul Crotty surge cinco días después de que una corte federal de apelaciones revocó otra suspensión del castigo, la cual había permitido a Elliott jugar en el comienzo de la presente temporada.

Crotty emitió la orden de suspensión temporal, a la espera de una audiencia ante la jueza que preside el caso, Katherine Polk Failla.

La jueza se encuentra de vacaciones, y Crotty ordenó que la liga comparezca alrededor del 30 de octubre, a fin de argumentar por qué el castigo no debería quedar bloqueado mientras las cortes en Nueva York y Texas emiten un fallo sobre la impugnación presentada por el sindicato de jugadores.

“Confiamos en que nuestros argumentos se sostendrán en la corte a finales de este mes, cuando se les analice de nuevo”, indicó Brian McCarthy, vocero de la NFL.

Elliott, líder de la NFL en yardas por tierra durante la temporada anterior, no pudo ingresar el martes a las instalaciones del equipo, a las que volvieron los jugadores tras su semana de descanso. La NFL lo colocó el viernes en la lista de suspendidos, un día después del fallo de la corte del quinto circuito federal de apelaciones en Nueva Orleáns.

Roger Goodell, el comisionado de la NFL, suspendió a Elliott en agosto, luego que la liga concluyó una investigación de un año y determinó que el jugador de 22 años se enfrascó en varios altercados a mediados de 2016 con Tiffany Thompson, quien era su novia en aquel entonces.

Fiscales en Columbus, Ohio, decidieron no continuar con el caso, al mencionar que las evidencias resultaban contradictorias. Pero la NFL realizó su propia investigación.

Bajo juramento, Elliott negó las acusaciones durante su apelación ante la NFL.