PARÍS (AP) — El Tour de Francia tiene un nuevo campeón, pero la historia sigue siendo la misma en la carrera más importante del ciclismo: El dominio de Team Sky no tiene límites.

Al colocar al galés Geraint Thomas en la cima del podio en Campos Elíseos el domingo, el equipo británico puso fin a tres semanas de competencia que tristemente carecieron de suspenso con un sexto título en los últimos siete Tours.

Una vez más, los ciclistas de Team Sky lucieron intocables en los caminos de Francia, controlando la carrera con facilidad mientras Thomas se convertía en el tercer británico en ganar el Tour, sumándose a Bradley Wiggins y al tetracampeón Chris Froome.

Desde que Wiggins se coronó en 2012 vistiendo el uniforme de Sky, el equipo más acaudalado en el pelotón se ha llevado cada edición de la carrera excepto una, en 2014 _cuando Froome abandonó tras un accidente y el italiano Vincenzo Nibali terminó ganando la competencia.

Ni siquiera la expulsión del también Gianni Moscon por lanzar un golpe a un rival durante la 15ta etapa tuvo un efecto en la bien afinada maquinaria de Sky, y el equipo dirigido por Dave Brailsford completó un cuarto título consecutivo en un Grand Tour.

“Quedamos muy por debajo de nuestras metas el año en que empezamos, lo hicimos mejor al siguiente año y luego ganamos el Tour con Bradley”, destacó Brailsford, que ha supervisado al equipo desde que su formación en 2010. “Chris Froome aprendió mucho al correr al lado de Bradley, adquirió mucha experiencia, y después Geraint aprendió de Chris. Ha ido pasando de una generación a la siguiente. Siempre estamos pensando en el futuro”.

Si bien Thomas aún debe extender su contrato con Sky, se espera que tanto él como Froome sean parte del equipo para la siguiente temporada. A sus 32 años, Thomas muestra el mejor nivel de su carrera mientras que Froome, un año mayor, tratará de ganar el Tour de Francia por una quinta ocasión, una hazaña lograda sólo por Jacques Anquetil, Eddy Merckx, Bernard Hinault y Miguel Induráin.

De antemano hay más talento detrás de él, en la figura de Egan Bernal, un colombiano de 21 años que participó en el Tour por primera vez este verano. Bernal hizo un gran trabajo para Thomas y Froome en las montañas, ayudando a ambos en la última etapa en los Pirineos. A pesar de su incansable labor como gregario, el joven sudamericano terminó en la 15ta posición general.

Además de Bernal, Brailsford reclutó a dos de los máximos prospectos del ciclismo, el ruso Pavel Sivakov, de tan solo 21 años, y el inglés Tao Geoghegan Hart, de 23.

“Mi trabajo es planear para tres o cuatro años adelante”, afirmó Brailsford. “Nuestros ciclistas en sus treinta y tantos no van a estar aquí para siempre. Dentro de las próximas dos o tres temporadas, yo tendré la oportunidad de agregar a otros jóvenes al grupo. Este año, Egan ha estado viendo muy de cerca lo que Chris hace, le hace muchas preguntas, y analiza todo lo que hacemos para ganar el Tour. Fue la mejor experiencia posible para el futuro”.

Los rivales de Sky aseguran frecuentemente que no tiene caso tratar de destronar al equipo británico en el Tour. Sky cuenta con un presupuesto estimado de 40 millones de dólares, cerca del doble que el que tiene el alemán Team Sunweb, para el que corre el holandés Tom Dumoulin.

“Por supuesto, ellos tienen más dinero para gastar y eso les facilita la vida”, sostuvo Dumoulin, subcampeón de esta edición del Tour de Francia. “Por supuesto que tener un gran presupuesto importa. Pero sería demasiado fácil decir que Geraint Thomas tuvo una enorme ventaja tan solo por pertenecer a ese equipo. También fue el ciclista más fuerte”.