CLEVELAND (AP) — El estelar armador Isaiah Thomas cree que se recuperará plenamente de la lesión en la cadera derecha que amenaza con abortar su reciente canje a Cleveland.

Thomas, quien fue traspasado de los Celtics de Boston a los Cavaliers la semana pasada por el astro Kyrie Irving, dijo a ESPN que su recuperación avanza bien.

“No estoy mal”, dijo el base de 28 años. “Volveré, y seré el mismo jugador”.

Luego que Thomas se sometió al reconocimiento médico la semana pasada, los Cavs expresaron cierto recelo por los resultados. Una persona con conocimiento de las pruebas dijo a The Associated Press que el traspaso no se cerrará hasta que el equipo completé un “análisis a fondo”.

Los Cavs estudian sus alternativas, y es posible que pidan a los Celtics por una mayor compensación, posiblemente una selección adicional del draft.

Según el reglamento de la NBA, un cambio puede ser anulado si el jugador traspasado no supera el reconocimiento médico.

Los equipos tienen hasta las 10 de la mañana del jueves para completar el megacanje en el que Boston también cedió al alero Jae Crowder, al centro Ante Zizic y una selección de primera ronda del draft de 2018 a Cleveland por Irving, quien pidió ser transferido en julio.

Thomas viene de una temporada en la que promedió 28,9 puntos por partidos y se afirmó como uno de los mejores armadores de la liga. También exhibió mucho coraje en los playoffs al jugar a un alto nivel tras la muerte de su hermana en un accidente de tráfico.

“Ni un solo doctor me ha dicho que esta lesión va a arruinar mi carrera”, dijo a ESPN. “La cirugía no fue la mejor opción. Se reagravó en marzo cuando Karl-Anthony Towns (de Minnesota) me cayó encima. Seguí jugando y empeoró — hasta que ya no pude jugar más la pasada temporada”.