AP NEWS
Click to copy
Click to copy
Related topics

Una plata se llevan a Guatemala esposos Barrondo en marcha

August 11, 2019
1 of 2
La guatemalteca Mirna Ortiz celebra en el podio su medalla de plata alcanzada en la marcha de 50 kilómetros de mujeres del atletismo de los Juegos Panamericanos en Lima, el domingo 11 de agosto del 2019. (AP Foto/Fernando Vergara)
1 of 2
La guatemalteca Mirna Ortiz celebra en el podio su medalla de plata alcanzada en la marcha de 50 kilómetros de mujeres del atletismo de los Juegos Panamericanos en Lima, el domingo 11 de agosto del 2019. (AP Foto/Fernando Vergara)

LIMA (AP) — Erick Barrondo y su esposa Mirna Ortiz llegaron a Lima con el objetivo de alcanzar juntos el podio en la marcha panamericana.

El domingo, los dos salieron a competir en la marcha de los 50 kilómetros, en sus ramas respectivas y en el cierre del atletismo de los Juegos Panamericanos. Las competiciones de hombres y mujeres se disputaron simultáneamente en el mismo circuito, ubicado en el barrio acomodado de San Isidro.

Al final, las cosas no le salieron bien a Barrondo, el gran referente de la disciplina en Guatemala y ganador de la única medalla olímpica para ese país centroamericano --la plata en los 20 kilómetros de Londres 2012--, ya que abandonó la prueba desvanecido.

Pero para la vitrina de su casa y para el registro de Guatemala, no va a faltar la medalla de Lima. Su esposa Ortiz tuvo una mejor actuación y atrapó la plata en su competencia.

“Contraste de emociones”, calificó Ortiz el desenlace de la jornada. “Obviamente que queríamos medallas en ambas ramas”.

No fue el mejor día para Erick, de 28 años, ni para su hermano Bernardo, dos años menor. Erick se vio perjudicado por varias amonestaciones que le restaron tiempo y lo sacaron de competencia. Cuando faltaban unos 6 kilómetros para el final, el centroamericano fue retirado de la marcha en silla de ruedas.

El campeón de los 20 kilómetros en los Panamericanos de Guadalajara en el 2011 iba en el segundo lugar cuando se marchaba en el kilómetro 20. Su hermano, en tanto, fue descalificado cerca del kilómetros 25.

“Estuvo bastante complicada la marcha no sólo para ellos”, consideró Ortiz. “Para nosotras también. Esto te dice que en la marcha también tienes que competir contra tus propias fuerzas”.

Ortiz recordó que había llegado aquejada por una lesión, pero que en Lima le apuntaba al oro que no se le dio en los 20 kilómetros en Guadalajara, donde se debió conformar con la plata.

“Se había trabajado para estar entre las medallas”, subrayó la marchista de 32 años. “Al final se logra una y eso es lo que más resalto”.

La pareja se ha destacado antes en competencias internacionales, incluso en Europa.

Pese al fracaso de Erick Barrondo en Lima, a él se le considera como el atleta que tomó el liderazgo de una nueva generación de marchistas en su país, donde esa disciplina parecía camino a la extinción. Su medalla de plata en Londres inspiró a su hermano y también a su primo José Alejandro, de 22 años, a seguir sus pasos.

Los Barrondo son héroes en su poblado natal de San Cristóbal Verapaz, donde a José Alejandro le dieron una recepción de héroe tras regresar con su bronce. Esto en Lima no termina para los Barrondo.

All contents © copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved.