LA PAZ (AP) — El presidente Evo Morales pidió justicia a las autoridades de Chile tras el asesinato de una joven boliviana en Iquique, en el norte chileno.

“Nuestra solidaridad a la familia de la hermana Rosalva Gómez, que murió brutalmente asesinada en Iquique. Pedimos justicia”, escribió el mandatario el miércoles en su cuenta de Twitter.

El cuerpo de Gómez, de 23 años, fue hallado el lunes por la gendarmería chilena a un costado de una carretera en las afueras de Iquique con un disparo en la cabeza y amarrada de pies y manos, según fuentes del Ministerio Público de esa ciudad.

No hay detenidos por el crimen. Medios bolivianos informaron que la joven fue ultrajada antes de ser asesinada.

Gómez vivía desde 2016 en Iquique, donde trabajaba como manicurista. Dejó a una hija de ocho años en la ciudad boliviana de Cochabamba donde viven sus padres.