SAN PEDRO SULA, Honduras (AP) — Después de meterse con sufrimiento al repechaje, Honduras recobró la buena vibra y a su joven joya Anthony Lozano para encarar el viernes el partido de ida contra una diezmada Australia en uno de los repechajes intercontinentales para acceder al Mundial de Rusia.

La selección centroamericana _que nunca había disputado un repechaje y que aspira a clasificarse a su tercera cita mundialista consecutiva_ está bien clara: En casa hay que ganar bien, por goleada si es posible, para luego emprender el largo viaje a Sydney.

“Es un equipo que necesitamos atacar”, dijo en conferencia de prensa el timonel de Honduras, el colombiano Jorge Luis Pinto.

Honduras _que llegó a la última fecha de la eliminatoria de la CONCACAF con la soga al cuello y dependiendo de otros_ se metió de forma dramática a este playoff gracias a su victoria sobre México 3-2 y al sorpresivo revés de Estados Unidos en Trinidad y Tobago.

Las polémicas internas, la desatención de algunos seleccionados ante llamados del entrenador y partidos seguidos dejando escapar victorias en los últimos minutos durante la ronda final de las eliminatorias, parece que quedaron atrás en Honduras, que logró mantener el sueño intacto de viajar el próximo año a Rusia.

Cerca de 40.000 hondureños alentarán a su selección en el estadio Olímpico Metropolitano.

“El momento anímico y futbolístico es el mejor”, aseguró Pinto. “Hemos hablado con los jugadores para que no tengamos descuidos, que hagamos un partido de total concentración”.

Pinto está más relajado, aunque tiene sus dilemas en cuanto al equipo. El viernes, para su felicidad, podrá contar con su joven promesa del ataque el “Choco” Lozano, jugador del Barcelona de España B y quien se perdió los últimos partidos por una lesión en el rostro.

Una vez llegó a su país, Lozano lanzó: “Hay que matar a Australia deportivamente”.

Pero el estratega tiene el dolor de cabeza de buscarle reemplazo al defensa Maynor Figueroa y al extremo Alberth Elis, ambos suspendidos por doble tarjetas amarillas. Mientras tanto, el delantero Eddie Hernández _clave en los dos últimos partidos ante Costa Rica y México, aportando un gol y asistiendo para otro_ es duda debido a una lesión en el pómulo, de allí la importancia de tener a Lozano y al veterano Carlo Cotly disponibles.

En cuanto al rival, la inquietud probablemente es más aguda. Australia tiene entre algodones a su talismán, el veterano capitán y goleador Tim Cahill, autor de los dos goles del decisivo triunfo sobre Siria 2-1 en el partido de vuelta del repechaje asiático. Cahill se lesionó el tobillo derecho recientemente en el torneo australiano y hasta se dudó que hiciese el largo viaje.

Australia tampoco podrá contar con el delantero Mathew Leckie y el mediocampista Mark Milligan, ambos suspendidos con dos amarillas.

El equipo dirigido por el griego-australiano Ange Postecoglou llegó varios días antes para adaptarse a la humedad y el calor tropical hondureño, en medio del malestar local causado por reportes de la prensa australiana referentes al problema de criminalidad de la ciudad sede del partido.

Sin embargo, Cahill y otros jugadores se encargaron de bajar esa polémica al señalar que se sentían contentos por la buena recepción de los hondureños, una actitud que Pinto elogió. La federación local anunció un fuerte despliegue de seguridad para el encuentro.

Australia _a diferencia de Honduras_ tiene experiencia en estos repechajes y su regreso a una Copa del Mundo en 2006 la logró precisamente ganándole una repesca a Uruguay. Los Socceroos buscan clasificarse a su quinto Mundial y cuarto consecutivo. El partido de vuelta es el miércoles en Sydney.