LA HAYA, Holanda (AP) — Un tribunal internacional ordenó el martes a Rusia pagar daños y costos de casi 5,4 millones de euros (6,2 millones de dólares) a Holanda por apoderarse ilegalmente de un buque de Greenpeace que realizaba una protesta en una plataforma petrolera en aguas del Ártico.

El Arctic Sunrise, que navegaba bajo bandera holandesa, fue incautado por las autoridades rusas en septiembre de 2013 durante una protesta contra una plataforma petrolera submarina. Las 30 personas a bordo fueron arrestadas y detenidas durante meses hasta quedar en libertad poco antes de las Olimpíadas de Invierno en Sochi.

El tribunal, que falló hace dos años que la incautación violaba un tratado internacional que regula el derecho marítimo, anunció la sentencia el martes.

El asesor legal de Greenpeace International, Jasper Teulings, dijo que el fallo “ratifica enfáticamente el derecho internacional y el derecho de protestar pacíficamente contra la extracción de petróleo en el Ártico.