Con el triunfo inesperado de Andrew Gillum en Florida, el total de candidatos de raza negra a gobernador que han ganado la nominación del Partido Demócrata aumentó a tres este año.

Se cree que este aumento es la reacción de los votantes al presidente Donald Trump.

Gillum, Stacey Abrams en Georgia y Ben Jealous en Maryland salieron airosos con un fuerte respaldo de votantes, especialmente afroestadounidenses.

Adianne Shropshire, directora general de Black PAC, dijo que los votantes ven a Trump y al Partido Republicano como representantes de la "intolerancia, el miedo y el racismo".

Abrams y Jealous enfrentan contiendas difíciles en noviembre, mientras que se prevé que la contienda de Gillum sea reñida.

Los estadounidenses solo han elegido a dos gobernadores negros en la historia del país: en Massachusetts en el 2006 y en Virginia en 1989.