LONDRES (AP) — El gobierno británico vendió una participación del 7,7% en Royal Bank of Scotland, dando un tímido paso hacia el regreso del banco a manos privadas casi una década después de su rescate en el apogeo de la crisis financiera.

El Tesoro británico dijo que vendió las acciones por 271 peniques cada una, recaudando 2.500 millones de libras (3.300 millones de dólares). El monto de la operación fue un 46% menor a la cantidad invertida por el gobierno entre 2008 y 2009, cuando pagó 502 peniques por título.

La venta se produjo semanas después de que RBS acordó pagar 4.900 millones de dólares para zanjar las demandas por supuesta desinformación a los inversionistas estadounidenses que compraron valores respaldados por hipotecas riesgo. El pago resolvió último gran legado de la crisis financiera y allanó el terreno para que el gobierno reduzca su participación en la entidad.

El gobierno británico sigue controlando un 62,4% de RBS.