HOUSTON (AP) — Esta vez, los Astros no pudieron salvar a Ken Giles.

El taponero, reconocido por su potente recta, volvió a fallar en el cuarto juego de la Serie Mundial y cargó con la derrota. Los Dodgers de Los Ángeles se impusieron el sábado por 6-2 e igualaron el Clásico de Otoño a dos triunfos por equipo.

“No hice mi trabajo, así de simple”, reconoció Giles. “Defraudé a mi equipo”.

Con el encuentro igualado 1-1 en el noveno capítulo, Giles aceptó tres carreras sin sacar un solo out. Su efectividad en esta postemporada empeoró a 11,75.

El cerrador ha permitido al menos una carrera en seis de siete apariciones. Se trata de un derrumbe estrepitoso, luego de promediar 1.14 carreras limpias admitidas en sus últimos 38 compromisos de la temporada regular.

“Todos mis pitcheos fueron defectuosos. No llegaron al lugar que yo deseaba”, reconoció Giles. “Debo mejorar. Necesito hacer que mi equipo se levante”.

En su salida anterior, Giles recibió un jonrón solitario del cubano Yasiel Puig y un hit del boricua Enrique Hernández. Dilapidó así una delantera en la décima entrada del segundo juego.

Houston hizo que ello no importara, pues terminó imponiéndose 7-6 en 11 innings.

No hubo esa reacción tras el colapso de Giles en el cuarto juego.

Giles permitió un sencillo de Corey Seager en el comienzo del noveno capítulo, y dio un boleto a Justin Turner. Cody Bellinger disparó después una línea de doblete entre el prado izquierdo y el central, lo que empujó a Seager.

El manager A.J. Hinch retiró a Giles en ese momento, pero se cargaron a la cuenta del taponero otras dos carreras, pues Turner y Bellinger anotaron después.

Un coro de abucheos de parte de su propio público despidió a Giles cuando abandonó el terreno.

El lanzador apodado “100 Millas” hace ahora el papel de villano en Houston. Tiene un par de rescates en esta postemporada _en el cuarto juego de la serie divisional de la Liga Americana ante Boston, y en el primero de la Serie de Campeonato frente a los Yanquis de Nueva York, luego de permitir una carrera en cada juego. Pero había desperdiciado la delantera en dos de sus tres actuaciones previas al sábado.

“Va a lograr otro salvamento en esta serie”, vaticinó Hinch después del segundo juego.

Más le vale conseguirlo. De lo contrario, los Astros lucen con pocas posibilidades de ganar por primera vez una Serie Mundial.