AP NEWS
Click to copy
Click to copy
Related topics

Piden ratificar condena de cardenal de Melbourne por abuso

Por ROD McGUIRKJune 6, 2019
En esta imagen de archivo, tomada el 27 de febrero de 2019, el cardenal George Pell llega a la corte del condado de Melbourne, Australia. (AP Foto/Andy Brownbill, File)
En esta imagen de archivo, tomada el 27 de febrero de 2019, el cardenal George Pell llega a la corte del condado de Melbourne, Australia. (AP Foto/Andy Brownbill, File)

MELBOURNE, Australia (AP) — El prelado católico de mayor jerarquía que ha sido hallado culpable de abuso sexual de menores cumplirá 78 años en una prisión de Australia el sábado, mientras tres jueces sopesan si anularán su condena por abuso de dos niños del coro en una catedral de Melbourne hace dos décadas.

Los jueces de la Corte de Apelaciones del estado de Victoria terminaron el jueves una audiencia de dos días sobre la apelación de la condena del cardenal George Pell por violar oralmente a un niño de 13 años del coro y tratar indecentemente al menor y a su amigo de la misma edad en un cuarto trasero de la Catedral de San Patricio en diciembre de 1996. Pell había sido nombrado arzobispo de Melbourne, la segunda ciudad más grande de Australia, apenas un mes antes.

Los jueces no dieron indicación cuándo anunciarían su decisión, pero han dicho que todavía necesitan ver más videos de testimonios de testigos para averiguar cómo el jurado de la Corte del Condado de Victoria llegó al veredicto unánime en diciembre. Los jueces escuchan apelaciones como estas en menos de un día porque están basadas en asuntos menos complejos.

La decisión sobre Pell podría conocerse dentro de varias semanas.

Pell estuvo sentado en silencio durante ambos días, luciendo el collar de clérigo y tomando notas ocasionalmente. Llegó esposado de la prisión de Melbourne, a donde fue llevado en marzo, y fue el único pasajero en una gran camioneta tipo van para prisioneros.

El miércoles, en la corte, los abogados de Pell dijeron que era “imposible” que su cliente haya abusado de los niños en la sacristía sin que nadie se dé cuenta poco después de la misa dominical mientras se cambiaba de ropa para ponerse la sotana.

La fiscalía argumentó el jueves que la condena debe de ser ratificada y no anulada y describió a los niños que acusan a Pell como fuentes creíbles.

“El querellante fue un testigo muy convincente”, dijo el fiscal Chris Boyce. “Ciertamente no es un mentiroso. No es un fantaseador. Fue un testigo honesto”.

Uno de los menores abusados por Pell murió de sobredosis de heroína en el 2014 a los 31 años, aparentemente sin decir a nadie que había sido abusado.

Las leyes estatales prohíben identificar a ambas víctimas.

All contents © copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved.