AP NEWS
Related topics

Ornette Coleman, visionario del jazz, muere a los 85 años

June 11, 2015

NUEVA YORK (AP) — El icono del jazz Ornette Coleman, un saxofonista visionario, pionero del “jazz libre” y ganador de un Premio Pulitzer, falleció.

Coleman murió el jueves la 1 a.m. en Manhattan, dijo el publicista Ken Weinstein. Tenía 85 años.

Nacido en Texas, fue el segundo jazzista en ganar el Pulitzer en música cuando fue honrado por su álbum de 2006 “Sound Grammar”. Su cuarteto sacudió al mundo del jazz cuando apareció en la escena en 1959 con el disco “The Shape of Jazz to Come”, que le dio a los músicos la libertad de improvisar sobre una melodía.

Coleman llegó a ser uno de los músicos más respetados del mundo. Sus contribuciones al jazz a veces se comparan con aquellas de Louis Armstrong y Charlie Parker. A finales de la década de 1950 originó el “jazz libre”, con el que desafió al establecido be-bop derribando la barrera entre el líder y los músicos acompañantes, quienes ahora podían hacer solos, interactuar y desarrollar sus ideas.

Ampliamente autodidacta, Coleman creó su propio concepto de música “armolódica” que también se convirtió en una filosofía de vida. La música derivaba de una interacción excepcionalmente libre entre los músicos, sin estar atada a métricas rígidas o a estructuras armónicas convencionales. Se refería a esto como “quitarle el sistema de casta al sonido”.

“Quiero que todos tengan una relación equitativa con los resultados”, dijo Coleman a la AP en una entrevista en el 2007. “No les digo qué ni cómo tocar. ... A veces la batería lidera, a veces el bajo. ... No pienso que yo soy el líder, yo sólo pago las cuentas”.

En sus últimos años, el revolucionario del jazz se convirtió en un respetado estadista con los honores que esto conlleva: una membresía en la Academia Estadounidense de Artes y Letras; un Grammy a la trayectoria aun cuando ninguna de sus grabaciones había recibido este premio.

Pero al principio de su carrera, Coleman fue rechazado por su inusual modo de tocar, tanto por el público como por otros músicos que se bajaban del escenario si él se subía a tocar. El líder de una banda le pagó para que no tocara un solo; otros simplemente lo despidieron. Le decían que tocaba desafinado y que no tenía los conocimientos fundamentales para improvisar en jazz.

Un incidente indeleble en su memoria: una noche alrededor de 1950 cuando estaba tocando con una banda de R&B en un bar de carretera en Louisiana y su solo dejó a las bailarinas paralizadas. Coleman fue sacado a rastras del club, violentado y su saxofón fue arrojado por un barranco.

“Un tipo me pateó en el estómago ... y dijo, ‘¡No puedes tocar así!’. Ni siquiera sabía lo que estaba haciendo”, recordó Coleman en la entrevista con la AP. “Creo que con la música bailable lo que le gusta a la gente es el ritmo y yo sólo estaba tocando ideas musicales. Pero realmente crecí cuando me di cuenta de que toda la música usa las mismas notas, ya sea clásica, religiosa o funk. ... Y cuando me di cuenta de eso ... decidí aceptar que me golpearan hasta que pudiera llegar a que la gente dijera, ’No lo golpeen, escúchenlo‴.

Cansado del rechazo, en 1952 Coleman se mudó a Los Ángeles, donde trabajó como operador de elevadores en una tienda por departamentos mientras estudiaba teoría musical en su tiempo libre.

Coleman, quien una década antes que los Beatles tenía barba y pelo largo, pronto encontró a un grupo de músicos que pensaban igual que él: el bajista Charlie Haden, quien había tocado en la banda de bluegrass de su familia en Missouri; Don Cherry, quien tocaba una pequeña trompeta de bolsillo, y el baterista Billy Higgins.

“Quería tocar sobre la inspiración de una composición y no sobre la estructura de unos acordes ... y cada vez que intentaba hacerlo los otros músicos se enojaban”, dijo Haden a la AP. “La primera vez que toqué con Ornette de pronto todas las luces se encendieron para mí: he aquí alguien más que estaba haciendo lo mismo que yo”.

AP RADIO
Update hourly