AP NEWS
Related topics

Inicia en Guatemala juicio a exmilitar por masacre Dos Erres

October 1, 2018

ARCHIVO - En esta foto de archivo del 10 de agosto de 2016, Santos Lopez Alonzo es escoltado por agentes de Interpol después de haber aterrizado en una base aérea en Ciudad de Guatemala. (AP Foto/Luis Soto, Archivo)

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Detrás de una reja y esposado, Santos López Alonzo, un exmilitar guatemalteco, enfrentaba desde el lunes un juicio en su contra por la muerte de por lo menos 200 personas en la masacre de Dos Erres, ocurrida en los años 80 en el país centroamericano.

En el inicio del juicio, el fiscal Erick de León dijo que el acusado “ejecutó acciones y omisiones en el marco de la estrategia contrainsurgente implementada por el ejército de Guatemala (durante la guerra)”, las cuales terminaron con la vida de cientos de campesinos.

En 2016, López Alonzo, de 66 años, fue deportado desde Estados Unidos, a donde se había fugado.

La fiscalía dice que durante la guerra integró una patrulla de un grupo élite militar guatemalteco cuyos miembros eran llamados kabiles, y que éste llegó a la comunidad de Dos Erres, ubicada al norte del país, en diciembre de 1982 en busca de armas que una célula guerrillera había robado al ejército.

Durante el primer día de audiencias, el historiador y catedrático universitario Manolo Vela habló como perito ante el tribunal. Vela explicó que en octubre de ese año la guerrilla había emboscado a los militares donde hubo 22 bajas, lo que habría “encendido las alarmas” del ejército porque la zona no tenía mucha actividad insurgente.

Según la fiscalía, cuando los soldados incursionaron en la aldea y no encontraron el armamento que buscaban, separaron a mujeres y hombres, violaron a éstas y a niñas, torturaron y mataron a los hombres y arrojaron sus cuerpos dentro de un pozo. La acusación los señala de los delitos de asesinato y contra los deberes de humanidad.

No obstante, de acuerdo a las autoridades, ésa no fue toda su participación: López Alonzo también está acusado de los delitos de supresión y alteración del estado civil porque tras la incursión en la comunidad, secuestró a un niño de entonces cinco años, a quién le habían matado a toda su familia, se lo llevó y lo adoptó.

López, crió al niño como su hijo, pero según la víctima que de adulto buscó asilo político en Canadá, durante su infancia recibió malos tratos y vejámenes de parte del exmilitar que incluso le cambió el nombre. Durante los juicios previos a otros involucrados en la masacre, testigos dijeron que el niño (junto a otro que también fue secuestrado) pudieron sobrevivir por su apariencia, pues eran rubios y de ojos claros.

El acusado ha sostenido que es inocente de los cargos y en 2016 dijo en una entrevista a The Associated Press que era panadero en el ejército y que el día de los asesinatos lo mandaron a montar guardia mientras otros perpetraban los crímenes.

En juicios anteriores, otros militares compañeros de patrulla de López Alonzo fueron condenados a purgar hasta 6.000 años de prisión por la masacre.

La guerra de 36 años en Guatemala (1960-1996) dejó como saldo 200.000 muertos y 45.000 desaparecidos según un informe de la verdad auspiciado por Naciones Unidas. Según el documento, el ejército y grupos paramilitares fueron los responsable de por lo menos el 97 % de las muertes durante la guerra mientras que el resto fue responsabilidad de la guerrilla.

AP RADIO
Update hourly