WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump conmutó el miércoles la sentencia a cadena perpetua de una mujer cuya causa fue respaldada por la estrella televisiva Kim Kardashian West.

“La mejor noticia que he recibido”, fue la exuberante respuesta en Twitter de Kardashian West, que visitó la Casa Blanca la semana pasada para cabildear sobre el caso.

Alice Marie Johnson, de 63 años, había pasado más de dos décadas tras las rejas por una condena a cadena perpetua por cargos relacionados con drogas. Fue puesta en libertad horas después del anuncio de la Casa Blanca y corrió a los brazos de sus familiares.

Michael Scholl, miembro del equipo legal de Johnson, dijo que fue liberada poco antes de las 6 de la tarde de la cárcel federal en Aliceville, Alabama. Las tomas del canal noticioso local WVTM-13 mostraron a Johnson mientras corría hacia su familia, abría sus brazos de par en par y los abrazaba frente a una multitud que observaba.

“Todo el mundo lloraba y se abrazaba”, afirmó Scholl.

“Estoy tan agradecida. Siento como si mi vida estuviera comenzando de nuevo”, afirmó Johnson momentos después de su liberación. Dijo que Kardashian West era “un ángel” y le agradeció a Trump “por darme otra oportunidad en la vida y permitirme regresar con mi familia”.

A diferencia de un indulto, la conmutación no hará desaparecer la declaración de culpabilidad de Johnson, sino que sólo puso fin a la sentencia.

Trump ha emitido una serie de indultos recientemente. Dice estar sopesando una larga lista de otras acciones de clemencia para personajes famosos y otros que no lo son, entre ellos el exgobernador de Illinois Rod Blagojevich, que cumple una sentencia de 14 años de cárcel por corrupción, y la célebre empresaria Martha Stewart, que cumplió unos cinco meses de prisión por cargos de usar información privilegiada para la venta de acciones.

Trump ha estado trabajando fuera del proceso tradicional de indultos que suele ser supervisado por el Departamento de Justicia, y aparentemente ha favorecido casos que captan su atención, ya sea porque han sido defendidos por amigos, celebridades o medios conservadores, o involucran a personas a las que considera rivales.

El mandatario también ha prestado atención a casos en los que cree que la fiscalía podría haber actuado por motivos políticos.

Recientemente, Trump indultó al comentarista conservador Dinesh D’Souza, que fue declarado culpable de una violación a las normas de financiamiento de campañas. Y le otorgó un indulto póstumo al primer campeón negro de los pesos pesados, cuyo caso había sido defendido por el actor Sylvester Stallone.