CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Centenares de migrantes centroamericanos que han viajado en una caravana criticada por el presidente estadounidense Donald Trump empacaron sus pertenencias en un campamento en el sur de México y abordaron autobuses el jueves hacia la Ciudad de México y la cercana urbe de Puebla.

Los migrantes habían estado acampados en un campo deportivo en el sureño estado de Oaxaca desde el fin de semana. Trump aseguro que los migrantes planeaban avanzar hasta la frontera de México con Estados Unidos, pero los organizadores aseguraron que eso nunca estuvo entre sus planes.

En un tuit matutino el jueves, el mandatario aplaudió las “fuertes leyes de inmigración de México y su disposición a usarlas” para no causar una escena en la frontera común.

Un autobús salió del campamento el jueves en ruta a la ciudad central de Puebla, donde los organizadores esperan realizar un simposio sobre los derechos de los migrantes. Otro autobús partió con decenas de migrantes a la Ciudad de México, donde algunos quieren tener reuniones con organizaciones internacionales para hablar de la difícil situación de los migrantes que huyen de la violencia y la pobreza.

En su punto álgido la semana pasada, la caravana integró a unos 1.500 migrantes, mayormente de Centroamérica.

A muchos de ellos se les han otorgado visados temporales de tránsito, con los que los migrantes planean solicitar asilo en Estados Unidos.

Otros dicen que planean pedir visas humanitarias para quedarse en México.