ALBANY, Nueva York, EE.UU. (AP) — Una unidad de policías estatales será asignada a 10 secundarias de Long Island como parte de la lucha contra la violencia pandilleril, dijo el miércoles el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo.

Los 10 agentes estatales capacitarán a administradores y maestros sobre las maneras de reconocer si un estudiante es pandillero o está en riesgo de afiliarse a una pandilla. Los agentes también crearán un currículum para instruir a los alumnos sobre los peligros de pandillas como la MS-13, que ha sido vinculada con una ola de violencia reciente en Long Island.

"Ellos son matones que tienen que desaparecer", dijo el gobernador en referencia a los pandilleros. "Yo los considero terroristas nacionales. O ganan ellos o ganamos nosotros... y nosotros vamos a ganar".

Los 10 planteles están en Brentwood, Central Islip, Huntington, Longwood, South Country Central y Wyandanch. Se ha establecido que estas escuelas tienen altas concentraciones de violencia pandilleril y más estudiantes presuntamente en riesgo de ser reclutados por pandillas.

La policía estatal ya ha aumentado sus patrullajes en zonas afectadas y asignó más investigadores a un equipo conjunto de agentes del orden contra la violencia pandilleril. Los nuevos agentes, y su misión educativa, son un nuevo frente de esa lucha.

"Es una sociedad", dijo el comisionado de la policía del condado de Suffolk Timothy Sini. "Así que estaremos haciendo seminarios educativos con educadores. Educando a los educadores sobre pandillas y también dándoles información sobre los recursos disponibles en el condado y el estado, para que ellos puedan intervenir en las vidas de los niños, niños que están en riesgo de afiliarse a pandillas".

La pandilla MS-13 es presuntamente responsable por la muerte de 21 personas en los suburbios del este de la ciudad de Nueva York en los últimos 21 meses. Estos homicidios, muchos de los cuales involucraron a adolescentes, han llamado la atención del presidente Donald Trump y del secretario de Justicia Jeff Sessions, quienes han visitado Long Island en meses recientes para prometer medidas federales para erradicar la violencia.