SANTA CLARA, Estados Unidos (AP) — Colombia inauguró la Copa América Centenario con una exhibición de clara superioridad sobre Estados Unidos, al que doblegó el viernes por 2-0, en un encuentro empañado por una lesión de hombro del astro James Rodríguez.

Los tantos fueron obra de Cristian Zapata y de James, quien convirtió un penal en el primer tiempo pero abandonó el duelo a los 71 minutos, por una lesión del hombro izquierdo, cuya gravedad no se ha precisado. Tras el choque con Michael Bradley que derivó en la lesión, el jugador del Real Madrid fue sustituido por Guillermo Celis.

"Espero que la lesión de James no sea grave y podamos contar con él el resto de la Copa", dijo el técnico José Pékerman en conferencia de prensa.

Zapata, zaguero del Milan, abrió la cuenta a los siete minutos tras un tiro de esquina que ejecutó el volante Edwin Cardona. Sin dejar que la pelota cayera, Zapata, de excelente desempeño en el cotejo, fusiló al guardavallas Brad Guzan.

Fue el primer tanto conseguido con el combinado nacional por Zapata, quien maniobró libremente durante el encuentro sin que el defensor Geoff Cameron pudiera neutralizarlo.

James, por su lado, engañó a Guzan, quien se lanzó a la derecha en el penal. La pelota, a ras de piso, penetró cerca de la base del vertical izquierdo.

El árbitro mexicano Roberto García Orozco señaló el castigo a los 40 minutos luego de una mano del defensor DeAndre Yedlin en el área.

"Pienso que el equipo hizo un bueno juego, es importante empezar ganando.

Fue un partido difícil, complicado de momentos ellos no nos dejaron hacer el futbol que nosotros estamos acostumbrados a hacer y eso hizo que nosotros perdiéramos muchas pelotas".

"Pienso que el equipo hizo un bueno juego, es importante empezar ganando", dijo Celis. "Fue un partido difícil, complicado de momentos ellos no nos dejaron hacer el fútbol que nosotros estamos acostumbrados a hacer y eso hizo que nosotros perdiéramos muchas pelotas".

A los 76 minutos, ya sin James en la cancha, Colombia se perdió una gran oportunidad de hacer el 3-0, pero el disparo del cañonero Carlos Bacca, se estrelló contra el horizontal.

James, de gris momento en el Real Madrid, es en cambio el eje en la selección.

"Quiero ser optimista, James es fundamental para Colombia y él tiene mucho deseo de jugar... Seamos optimistas", subrayó Pékerman.

El estratega argentino destacó el desempeño de mediocampista estadounidense Clint Dempsey.

"Clint es un buen jugador y Estados Unidos además posee laterales peligrosos", indicó.

Costa Rica y Paraguay, los otros integrantes del Grupo A, se enfrentarán en Orlando el sábado. El martes, Estados Unidos chocará ante Costa Rica en Chicago y Colombia jugará con Paraguay en Pasadena. Los dos primeros de cada uno de los cuatro grupos pasarán a los cuartos de final.

"Jugamos un buen fútbol y fuimos superiores a Estados Unidos, pudimos hacer otro gol y el triunfo fue justo. Estados Unidos por momentos cortó nuestros circuitos. James, Juan Guillermo (Cuadrado) y Carlos (Bacca) fueron afectados por esta situación", indicó Pékerman.

Colombia ganó prestigio al avanzar sorpresivamente hasta cuartos de final en el pasado Mundial pero falló en la Copa América celebrada en Chile. Dio tumbos en el comienzo de las eliminatorias mundialistas pero se recuperó y venció a Bolivia y Ecuador.

Pékerman puso en marcha el recambio y las figuras jóvenes que convocó le brindaron excelente resultado.

"La derrota ante Colombia no la contemplábamos, pero ante Costa Rica y Paraguay buscaremos la recuperación", dijo el técnico de Estados Unidos, Juergen Klinsmann.

"Colombia fue superior, mis jugadores se entregaron a lo largo del juego y el penal nos desacomodó mucho... Estados Unidos se recuperó en la segunda parte pero no encontramos el gol", opinó.

El encuentro fue una reedición del que disputaron Estados Unidos y Colombia en el Mundial de 1994. El resultado esta vez fue un triunfo de la selección cafetera.

Antes del partido se rindió un homenaje a Andrés Escobar, el zaguero colombiano que marcó en su propio arco en aquel duelo de 1994, ganado 2-1 por Estados Unidos. En julio de ese año, un sicario asesinó a Escobar de seis tiros a la salida de un restaurante-discoteca a las afueras de Medellín.

Narcoapostadores presuntamente afectados por la infortunada jugada de Escobar, fueron señalados en su momento como los autores instigadores de su asesinato.

Al homenaje asistieron varios miembros de la familia Escobar, entre ellos su hermano, el entrenador Santiago, quien lució una camiseta blanca con el número 2, el mismo que portó el futbolista en el combinado nacional.

El presidente de la FIFA Gianni Infantino y el líder de la Conmebol Alejandro Domínguez encabezaron el acto protocolario y saludaron a los jugadores de ambos bandos.

El partido se disputó en el Levi's Stadium, casa de los 49ers en la NFL y con capacidad para más de 71.000 aficionados. Hinchas colombianos con camisetas amarillas y azules le dieron colorido al escenario.