GINEBRA (AP) — Las negociaciones de paz sobre Siria comenzarán según lo acordado en Ginebra aun cuando la delegación del gobierno no llegue a tiempo, dijo el lunes un diplomático, mientras la violencia causaba más muertes en el oriente del país y cerca de la capital, Damasco.

La ONU reanudará el martes las negociaciones de paz entre el gobierno y la oposición siria.

La oposición anunció la semana pasada que estaba preparada para comenzar a tener conversaciones directas con el gobierno sin precondiciones, aunque algunas personalidades de la oposición han exigido al presidente Bashar Assad que dimita una vez que el país entre en un período de transición.

El gobierno sirio todavía no ha nombrado a su delegación a las conversaciones y el diario progubernamental Al-Watan dijo que no se prevé que el equipo de Damasco vaya a Ginebra el lunes como estaba programado, argumentando que las exigencias de la oposición _de que Assad dimita_ son "condiciones escondidas".

En Ginebra, un diplomático cercano a las negociaciones dijo que pese a que hay indicios de que la delegación del gobierno ha aplazado su llegada, nada parecía insinuar que las negociaciones no comenzarían el martes como está previsto. El diplomático habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado para hablar públicamente sobre el asunto.

Ramzy Ramzy, asistente de enviado de la ONU a Siria, dijo el sábado tras reunirse en Damasco con el viceministro de Relaciones Exteriores de Siria Faisal Mekdad que las negociaciones cubrirían cuatro puntos centrales, una nueva constitución, gobierno, elecciones y el combate al terrorismo.

El ministerio de Relaciones Exteriores de Siria anunció el domingo que el gobierno participaría en las negociaciones de Sochi, patrocinadas por Rusia, que comenzarían el mes próximo. Rusia es un aliado clave de Damasco e intervino militarmente para apoyar a Assad cuando parecía que los rebeldes amenazaban la capital en 2015. Su intervención, junto con el redoblado respaldo iraní, viró la guerra en favor de Assad.

Entretanto, en el campo de batalla, activistas de oposición culparon a Rusia por el ataque aéreo de una villa en el oriente de Siria que estaba controlada por el grupo Estado Islámico, el cual dejó al menos 25 muertos, todos civiles.

Muchos desplazados que estaban dentro de un centro residencial fueron afectados por el ataque del domingo en la villa de Shaafa en Deir el-Zour, dijo la organización activista Deir Ezzor 24.

___

El periodista de The Associated Press Bassem Mroue en Beirut contribuyó a este despacho.