SANTO DOMINGO (AP) — Las autoridades sanitarias dominicanas advirtieron el martes que las constantes huelgas de médicos en los hospitales públicos ponen en peligro la salud de los pacientes que pierden sus consultas rutinarias.

Los médicos comenzaron el martes una huelga de tres días, la más larga de los últimos años y la tercera en lo que va del mes, en los 172 hospitales públicos. Durante el paro se suspenden las consultas externas y sólo se atienden emergencias y a los pacientes internados.

Nelson Rodríguez, director del Servicio Nacional de Salud, explicó que aunque los servicios de emergencia trabajen muchos pacientes crónicos necesitan acudir a sus consultas rutinarias para ser evaluados y se determine si requieren algún nuevo estudio, medicamento o ajustes en sus tratamientos.

Con sus paros, los médicos “están perjudicando a las personas que demandan los servicios de salud”, insistió el funcionario.

Recordó que a los hospitales públicos afectados por la huelga acude la población de más bajos recursos que carece de seguro médico o cuyo plan está subsidiado por el gobierno.

Los médicos mantienen una disputa con las autoridades por un aumento salarial suscrito a fines de 2016, tras varios meses de negociaciones, y por el atraso en el pago de las remuneraciones a los médicos residentes.

Según el acuerdo, los médicos recibirían este año un incremento de 25% de salario divido en dos partes.

Waldo Ariel Suero, presidente del gremio médico, dijo el martes durante una manifestación en un hospital de la capital que una cuarta parte de los 20.000 galenos no ha recibido el aumento, mientras la mayoría de los residentes no cobra sus salarios desde julio.

Rodriguez explicó que el atraso en el pago a los residentes se debe a trámites burocráticos y confió en que a más tardar en noviembre las autoridades pagarán esos salarios.

Con respecto al aumento salarial, explicó que existe un conflicto debido a diferentes interpretaciones del convenio firmado en 2016. Mientras el gremio médico asegura que todos los galenos debían recibir un aumento de 25%, Rodríguez explicó que el incremento tenía diferentes porcentajes con la meta de igualar los niveles salariales.