JUBA, Sudán del Sur (AP) — Sudán del Sur, la nación más nueva del mundo, canceló las celebraciones de su Día de Independencia por tercer año seguido en medio de una devastadora guerra civil.

El lunes es el séptimo aniversario de la fecha en que el país se independizó de Sudán, pero desde hace cinco años arde una guerra que ha matado a decenas de miles de personas y ha diezmado la economía.

“Sudán del Sur celebrará su Día de la Independencia cuando vuelva la paz”, dijo a la AP el portavoz oficial Ateny Wek Ateny.

Las tenues negociaciones de paz continúan, entre el presidente Salva Kiir y el líder rebelde Riek Machar. Su intento más reciente de concretar una tregua, el 30 de junio, colapsó en pocas horas.

Algunos habitantes del país se expresaron frustrados por la cancelación de las festividades, que hubieran sido un respiro de alegría en medio del conflicto.