WASHINGTON (AP) — Preparándose para una brutal guerra comercial con China, Estados Unidos parece tratar de resolver las diferencias con sus aliados.

Negociadores de México y Estados Unidos se reúnen en Washington durante jueves y viernes para trabajar en una nueva versión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), una tarea que parecía prácticamente muerta hace un par de meses. Además, la semana pasada, el presidente estadounidense Donald Trump anunció un cese al fuego en una disputa potencialmente destructiva con la Unión Europea sobre el comercio de autos, camiones y autopartes.

En tanto, el gobierno de Trump intensificó la presión sobre China esta semana al proponer duplicar los aranceles sobre 200.000 millones de dólares en importaciones de ese país. Beijing ha prometido responder con sus propias sanciones comerciales.

“Si uno va a pelear con China, más vale asegurarse de que los lazos con los aliados han sido reforzados y que se dejan abiertos otros mercados”, indicó Michael Camunez, presidente de la compañía de asesoría Monarch Global Strategies y exfuncionario del Departamento de Comercio de Estados Unidos.

Durante su campaña por la presidencia, Trump se comprometió a reformar el TLCAN con Canadá y México, un pacto vigente desde hace 24 años al que catalogó como un desastre que aniquila empleos.

El TLCAN acabó con la mayoría de los obstáculos para las actividades comerciales entre Estados Unidos, México y Canadá, incluyendo aranceles. Trump y otros detractores del Tratado señalaron que el acuerdo alentó a los fabricantes estadounidenses a mudar sus fábricas _y empleos_ al sur de la frontera a fin de sacar provecho a los salarios más bajos que se ofrecen a la mano de obra en México. Trump prometió sacar a Estados Unidos del TLCAN si no era capaz de llegar a un acuerdo que le gustara.

Las negociaciones para un nuevo TLCAN iniciaron hace casi un año, pero se empantanaron ante la insistencia del equipo de Trump de lograr medidas que disuadirían la inversión en México y enviarían la producción automotriz a Estados Unidos.

Pero retomaron fuerza repentinamente después que el candidato de izquierda Andrés Manuel López Obrador ganara la contienda por la presidencia de México el mes pasado y manifestara su apoyo para reformar el TLCAN. Los negociadores mexicanos esperan llegar a un acuerdo este mes con Estados Unidos para luego llamar a Canadá de regreso a la mesa de negociaciones.

___

Paul Wiseman está en Twitter como https://twitter.com/PaulWisemanAP