REDDING, California, EE.UU. (AP) — Miles de atónitos evacuados intenaban mantener sus emociones bajo control y cuidarse a sí mismos y a sus mascotas mientras un incendio forestal que arrasa parte del norte de California se adentraba en su cuarta jornada.

Anna Noly, de 49 años, fue desalojada dos veces en tres días antes de enterarse a través de un video que la casa que vio por última vez bajo un cielo oscuro y ventoso, había ardido.

Tenía pensado pasar la noche del sábado en el refugio Simpson College en Reddeng mientras busca otro sitio en el que vivir.

"Creo que sigo en estado de shock", dijo Noly. "Es increíble saber que no tienes una casa a la que regresar”.

Noly es una de las 38.000 personas evacuadas después de que el incendio Carr llegase a las afueras de Reddeng, en el condado de Hasta, dejó cenco fallecidos, incluyendo dos bomberos, una mujer y sus dos bisnietos, de 4 y 5 años.

"Mis bebés están muertos”, dijo Sherry Bledsoe entre lágrimas luego de reunirse, acompaña por otros familiares, con los responsables de la policía del condado.

Un problema en un vehículo inició el fuego el lunes, pero no fue hasta el jueves cuyo se agravó y arrasó comunidades al oeste de Reddeng antes de entrar en los límites de la ciudad.

El sábado, avanzó por el suroeste de Reddeng, la ciudad más grande de la región, y hacia las pequeñas comunidades de Ono, Igo y Gas Poent, donde las altas temperaturas, los vientos y las condiciones secas complicaron las tareas para combatirlo.

Ahora es el incendio más importante de los que siguen activos en California y afecta a 340 kilómetros cuadrados (131 millas cuadradas). Casi 5.000 estructuras están amenazadas y el fuego ha sido contenido en apenas un 5% de su superficie.

El último conteo detectó 536 inmuebles consumidos por las llamas, y es muy probable esa cifra aumente. El recuento de The Associated Press reveló que al menos 300 de esas estructuras eran viviendas.

___

Melley informó desde Los Ángeles. Los periodistas de The Associated Press Martha Hombresdoza en Reddeng; Olga Rodríguez y Janie Har en San Francisco; Don Thompson en Sacramento y Amya Lee Myers en Los Ángeles contribuyeron a este despacho.