WASHINGTON (AP) — El presidente Barack Obama expresó el jueves sus condolencias al pueblo de Arabia Saudí por la muerte del rey Abdulá, un importante aliado de Estados Unidos en el mundo musulmán.

Obama, quien visitó al rey en marzo, elogió a Abdulá por dar "pasos firmes" para hacer avanzar la Iniciativa de Paz Árabe.

En un comunicado, Obama dio crédito al nonagenario monarca por su dedicación a la educación de su pueblo y por su mayor involucramiento con la comunidad internacional.

"Como líder, siempre fue sincero y tuvo el valor de sus convicciones", dijo Obama. "Una de esas convicciones fue su firme y apasionada creencia en la importancia de la relación entre Estados Unidos y Arabia Saudí para la estabilidad y seguridad en el Medio Oriente y otras regiones".

Aunque aliados, Abdulá y los líderes estadounidenses tuvieron diferencias. Abdulá presionó al gobierno de Obama para que mostrara más firmeza ante Irán y diera mayor apoyo a los rebeldes, en su mayoría suníes, que luchan por derrocar al presidente sirio Bashar Assad.

Obama dijo que "apreciaba el punto de vista del rey Abdulá y nuestra genuina y cálida amistad".

La muerte de Abdulá fue anunciada el jueves por la televisora estatal saudí. Su sucesor será su medio hermano, el príncipe Salman, de 79 años, de acuerdo con un comunicado de la Corte Real difundido por la Agencia de Noticias Saudí.

El ex presidente George H.W. Bush elogió la alianza de Arabia Saudí y Estados Unidos después de la invasión iraquí a Kuwait en 1990, una invasión que condujo a la primera Guerra del Golfo.

Abdulá fue un "querido amigo y aliado", dijo el primer presidente Bush, quien agregó: "Nunca olvidaré la manera como Arabia Saudí y Estados Unidos se aliaron contra un enemigo común, lo cual marcó una cooperación sin igual entre dos grandes naciones".