BEIRUT (AP) — Las tropas sirias iniciaron el viernes una ofensiva terrestre con apoyo aéreo en zonas bajo control de los rebeldes en las afueras de la capital Damasco, después que una tregua de 10 días fracasara por desacuerdos sobre la evacuación de combatientes de la oposición.

La nueva oleada de violencia dejó al menos 36 muertos, entre ellos niños y mujeres, de acuerdo con medios oficiales y activistas de la oposición.

Para el anochecer del viernes, piezas de artillería, lanzamisiles y aviones de combate azotaron intensamente la ciudad de Duma, hogar de decenas de miles de personas. Imágenes de televisión en vivo mostraron gruesas nubes de humo saliendo de diferentes partes de la ciudad mientras los bombardeos creaban enormes nubes de escombros.

Duma es la ciudad más grande de Guta, una región al este de Damasco. Las fuerzas del gobierno recuperaron la región entera excepto por la ciudad en una ofensiva demoledora lanzada en febrero y marzo. La ciudad es un bastión del Ejército del Islam respaldado por Arabia Saudí.

Los actos de violencia reanudaron en Duma y sus alrededores el viernes por la tarde luego que el Ejército de Islam planteara nuevas condiciones para un acuerdo de evacuación que esta semana permitió la salida de cientos de combatientes y civiles.

El intenso bombardeo podría tener la intención de presionar al grupo insurgente a evacuar la ciudad al tiempo que muchos temen que el número de muertos podría ser alto en una guerra sin cuartel para retomar el poblado. El Ejército del Islam cuenta con miles de combatientes bien armados en Duma.

Antes de que los combates se reanudaran, helicópteros lanzaron la mañana del viernes panfletos en Duma que señalaron que los rebeldes podían dirigirse al pueblo norteño de Jarablus o entregar las armas y recibir amnistía con una garantía de las autoridades rusas y sirias que incluiría la imposibilidad de reclutar a jóvenes al servicio militar hasta después de seis a 10 meses.

Los panfletos también pedían a los civiles que se quedaran en la ciudad, indicando que su seguridad estaría garantizada por la Policía Militar Rusa desplegada en las afueras de Duma.