AP NEWS
Related topics

Incendios en California también sacuden a los bomberos

November 11, 2018
1 of 2

El bombero Casey Peck del Departamento de Bomberos de California habla sobre la devastación que ve como parte de su trabajo, el sábado 10 de noviembre de 2018, en Chico, California, (AP Foto/Don Thompson)

CHICO, California, EE.UU. (AP) — Casey Peck nunca había rezado con tanto fervor en su vida.

Su camión de bomberos quedó atrapado junto con docenas de automóviles y gente aterrorizada cuando un incendio arrasó el pueblo de Paradise el jueves en las laderas de la Sierra Nevada, lo suficientemente caliente para despegar la pintura del camión y derretir sus mangueras, haciendo estallar las resistentes válvulas de seguridad e inmolando los vehículos cercanos.

Cuatro personas que huían de sus automóviles envueltos en llamas golpearon las puertas del camión y fueron jaladas hacia el interior, incluida una enfermera de un hospital aledaño que traía lumbre en una pierna del pantalón. Los bomberos colocaron mantas resistentes al fuego encima de las ventanas para proporcionar un aislante contra el calor abrasador y luego aguardaron a que pasara la tormenta de fuego.

“Fe”, dijo Peck el sábado tras concluir un doble turno de 48 horas. “Creo que nunca había rezado con tanto fervor en mi vida”.

El fuego que arrasó con la localidad de Paradise, de 27.000 habitantes, y que cobró al menos 23 vidas avanzó tan rápido que durante las primeras 24 horas no fue posible combatir las llamas, sino solo efectuar rescates. En gran medida, los bomberos tuvieron que limitarse a observar cómo se quemaba el lugar, lo opuesto a lo que están acostumbrados a hacer.

“No es una subestimación decir que nos vimos superados por mucho” durante la salida inicial para combatir el fuego el jueves, comentó Darren Read, jefe de la unidad del condado Butte del Departamento de Bomberos de California, a los bomberos reunidos el sábado. Tuvo que hacer varias pausas para contener sus emociones.

“Tuvimos muy poco tiempo para evacuar nuestras comunidades, la gente estaba atrapada en sus hogares y sus automóviles”, dijo Read, quien también funge como jefe de bomberos de Paradise. “Y ustedes muchachos salvaron las vidas de miles de personas en nuestras comunidades. Fueron labores realmente heroicas”.

Jack Piccinini, funcionario de seguridad del Departamento de Bomberos de California, les advirtió a los bomberos el sábado que estén atentos a la “fatiga emocional”, y dijo que muchos de los bomberos que perdieron sus hogares en los devastadores incendios “estaban como pasmados”.

“Entre el año pasado y este, todos ustedes han estado en incendios donde han visto a las comunidades experimentar pérdidas terribles, no solo en daños a la propiedad sino también en muertes de civiles, así como fallecimientos de bomberos, y lesiones graves”, dijo Piccinini.

Fue el peor incendio que Thor Shirley haya visto en sus 18 años como bombero de California en Nevada City.

“Fueron viajes de ida y vuelta, solo sacando a la gente de sus casas o a la que quedó atrapada en las carreteras”, dijo. “Era sólo recogerlos, subirlos al camión e irnos”.

Su equipo rescató a 14 personas, incluidas varias que estaban confinadas en cama, a tres enfermeras, un médico, un agente de la policía y un funcionario de la Patrulla de Caminos de California.

“En ese momento la única cosa que puedes hacer es proteger la vida... Es frustrante porque quieres salvar las propiedades y las vidas. Solo tienes que reajustar lo que haces; las condiciones determinan las tácticas. Nuestra máxima prioridad es salvar la vida de la gente”, afirmó.

AP RADIO
Update hourly